domingo, 22 de abril de 2018

¿Ciudadanía activa o ciudadanía latente?

En las entradas anteriores reflexionamos a partir de la conocida frase "Más Scout, mejores ciudadanos" y que Baden-Powell presentó su libro "Escultismo para muchachos" como un manual para la instrucción en buena ciudadanía.
Si tejemos esas ideas y retomamos la mención de que los jóvenes, a veces, no tienen interés en participar en ciertas actividades, podemos explorar otro concepto: la "ciudadanía latente".
Sin ánimo de construir nuevas categorías, podemos decir que en nuestros Grupos Scouts la ciudadanía latente existe cuando los jóvenes no han encontrado una causa que les motive a impulsar acciones para construir un mundo mejor en nuestra comunidad barrial cercana, están “anestesiados” en su zona de confort, pero aún así conservan una predisposición favorable a la participación.
La ciudadanía latente también se expresa cuando el joven ha participado activamente en el pasado (a lo mejor, en la rama anterior) y ve ya realizado o definitivamente frustrado el objetivo de ese ejercicio puntual de la ciudadanía. Entonces, vuelve a un estado de latencia (actitud comentada por muchos educadores scouts que ven el pase de rama como un cambio que "retrae" a quienes movilizaban a sus pares en la rama anterior). 
Un dirigente amigo los llamaba "los ilustres del rincón", porque quedaban a un margen como espectadores en las Asambleas, cuando meses antes eran los que impulsaban la vida de la rama previa.
Esta desmovilización no es tan grave, ya que habiendo ejercido la ciudadanía en un contexto previo, estos jóvenes pueden volver a motivarse cuando la causa y las condiciones lo induzcan. El problema surge cuando pasa mucho tiempo antes de que vuelva a aparecer un contexto motivante que los haga salir de esa "ciudadanía latente".
Si este lapso se mide en años, las capacidades, hábitos y motivaciones ciudadanos se atrofian. 
Si no emerge nuevamente, la ciudadanía latente difícilmente nacerá en la etapa adulta cuando termine su etapa como beneficiario y elija seguir en el Movimiento Scout como educador o encare otros proyectos en su vida.
Y lo mismo puede pasar con el resto de las cuestiones de su vida cotidiana.
De aquí es tan importante que, como propuesta educativa, incentivemos cotidianamente a los niños, niñas y jóvenes a participar en forma activa y responsable en la vida social de nuestra comunidad cercana, acompañándolos y alentándolos.
Si el Grupo Scout por temor a los "peligros del afuera" se encierra en el caparazón protector de sus cuatro paredes, en su atmósfera controlada en lugar de salir a la periferia, poco a poco, irá transformándose de un actor social en un mero espectador de lo que sucede y, en consecuencia, la misma actitud asumirán los jóvenes que se acercan al Movimiento Scout atraídos por su mensaje de dejar el mundo un poco mejor de cómo lo encontramos.
Y entonces la pregunta que nos debiéramos formular es: ¿qué podemos hacer en nuestro Grupo o Distrito para despertar a los que están "latentes"?
Les dejo la inquietud para que lo conversen, mate de por medio, en un tiempito que se tomen con su Equipo.
Siempre listo, rodrigo 

Rodrigo González Cao

Link nota original, 28 de octubre de 2008: http://scouts2012.blogspot.com.ar/2008/10/la-repentina-ciudadana-latente-en.html

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:

miércoles, 18 de abril de 2018

El Movimiento Scout es una invitación a vivir una ciudadanía activa

En estos día ha vuelto a ser mencionada la vieja frase: "Más Scout, mejores ciudadanos" y me quedé pensando cómo la estamos interpretando.
Una opción es que si hay más cantidad de scouts en consecuencia habrá mejores ciudadanos. Sin embargo, no creo que la cantidad asegure un ejercicio pleno y activo de la ciudadanía.
Creo que la frase podría resignificarse en el sentido de que si vivimos más plenamente la propuesta que hizo Baden-Powell seremos Scouts en un sentido más pleno y, por ende, viviremos la “buena ciudadanía” que B-P propone en su libro “Escultismo para muchachos”.
Pero, ¿qué significa la buena ciudadanía? ¿Qué entendía B-P por ser un buen ciudadano?
Sin intención de tener un rigorismo estadístico, les comento que al hacerle esta pregunta a algunos jóvenes y voluntarios adultos me encontré que la respuesta que más se repite es: "informarme de los candidatos e ir a votar cada dos años". No está mal cumplir con la obligación cívica de emitir el voto, pero creo que eso no es suficiente para vivir una ciudadanía activa.
Lamentablemente, si el concepto de ciudadanía que transmite el Movimiento Scout se limita a ejercer el derecho cívico a elegir autoridades deberíamos plantearnos seriamente si, en la sociedad tan desigual en la que hoy vivimos, alcanza con esa "democracia delegativa" para dejar el mundo mejor de cómo lo encontramos.
Mi respuesta es que no. Por eso me surge plantearme cómo, en el día a día, podemos ser mejores ciudadanos. 
Los invito a buscar en su biblioteca el libro "Escultismo para muchachos", que no por nada lleva como subtítulo "Manual de instrucción en buena ciudadanía...", y repasemos juntos el mensaje de la Fogata 26:
"Sus antepasados trabajaron duro y pelearon y murieron para formar el país para ustedes. No permitan que, desde el cielo, los vean vaguear con las manos en los bolsillos, sin hacer nada por conservar lo que ellos les legaron. ¡Tomen parte activa en su obra! Cada cual en su puesto, ¡continúen el juego!".
En esta breve frase está el germen de la "ciudadanía activa", es decir tomar parte activa en la construcción de la sociedad por la que trabajaron duro, pelearon y murieron quienes nos precedieron en palabras textuales de Baden-Powell.
Frente a este llamado, que a veces parece olvidado por muchos, queda claro qué se espera de los niños, niñas y jóvenes que participan del Movimiento Scout.
La propuesta pedagógica de los Scouts les propone a los niños y jóvenes tomar parte activa, primero proponiendo y seleccionado las actividades que realizarán, luego organizándolas, ejecutándolas y evaluándolas. Pero por sobre todo, tomando parte activa en la construcción compartida de la comunidad cercana en la cual estudiamos, trabajamos, vivimos.
Ser más Scouts y, en consecuencia, ser mejores ciudadanos es asomarse a mirar fuera de la "realidad administrada" dentro de las cuatro paredes del Grupo Scout, salir a la periferia, tomar contacto con los otros, interesarnos por sus sufrimientos y sus necesidades y poner manos a la obra y pies en el barro para cambiar las realidades injustas por otras más justas.
Les dejo esta inquietud para conversar: ¿Cómo puedo "continuar el juego" en mi Grupo hoy? 
Seguro que encontrarán mucho más para compartir juntos sobre el tema, este es solamente un aporte que espero que alguien lo encuentre útil para conversar con su Consejo de Grupo o Equipo Distrital mientras gira la rueda del mate.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo González Cao

Link nota original, 20 de octubre de 2008: http://scouts2012.blogspot.com.ar/2008/10/ms-scouts-mejores-ciudadanos-las.html
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:

domingo, 15 de abril de 2018

Generar espacios de participación para los jóvenes en el Movimiento Scout

Hoy en día en los medios de comunicación y, a veces en reuniones de dirigentes también, oímos hablar de cinismo y apatía de los jóvenes. 
Cuando escucho esas “sentencias” generalmente me cuestiono a mi mismo si en el Movimiento Scout nos habremos quedado en nuestra “zona de confort” y ya no estamos planteando un “anzuelo” atractivo como proponía Baden-Powell.
Lo primero que debemos cuestionarnos es si los jóvenes son apáticos o no tienen interés en participar en su comunidad.
Hago un breve paréntesis 'intelectual': algunos eruditos hablan de una «juventud cínica» - en el sentido de los antiguos griegos... Leyendo me enteré que los cínicos eran una Escuela de filosofía que planteaba exigencias extremas de virtud y honestidad en el ejercicio de la ciudadanía, y denunciaban la ambición personal en el quehacer público, la hipocresía en todas sus formas y las convenciones conformistas. Un filósofo llamado Diógenes (tocayo del perrito que acompaña al linyera en el Diario Clarín de Buenos Aires) denunciaba que no era posible encontrar un solo hombre honesto en la plaza pública. Junto con denunciar, desde esta postura de extrema virtud, los filósofos cínicos rehuían ejercer su ciudadanía.
Volviendo a los Scouts, ¿se han preguntado por qué no se valoran los espacios de participación?
Sin querer generalizar, tal vez en algunas ocasiones, al igual que los antiguos filósofos cínicos, terminamos despreciando el ejercicio de una ciudadanía activa, desanimados por una crítica ácida de la sociedad corrupta y de la decadencia del sistema político tradicional.
Pero esa no es una actitud propia de un Scout que sonríe y canta ante la dificultades, como Scouts no podemos permitir que esa apatía y crítica constante nos inmovilice y nos distraiga de nuestro propósito de construir un mundo mejor y cumplir el pedido de B-P de dejarlo mejor de cómo lo encontramos.
A partir de los primeros escritos de Baden-Powell sobre el sentido del Movimiento Scout quisiera rescatar el concepto de "ciudadanía activa".
Baden-Powell plantea que el Scout debe participar activa y responsablemente en tomar parte en la comunidad cercana, interesarse por el otro y hacer lo que esté a nuestro alcance para cambiar esa realidad. Fíjense como vuelven conceptos mencionados previamente como empatía junto con un sentido para nuestra acción comunitaria.
Y aquí, creo yo, que podría estar el camino para superar la supuesta apatía y el ejercer la crítica "desde afuera" sin meter las manos y los pies en el barro aportando nuestro pequeño granito de arena para cambiar esa realidad que no nos gusta.
Si como movimiento de jóvenes nos limitamos a realizar acciones "caritativas" como juntar ropa ante una inundación y, en consecuencia, el rol social de los Scouts se limita a colaborar en ordenar el tránsito en un acto cívico o religioso de la comunidad barrial, seguramente nuestras acciones serán intrascendentes y, en consecuencia no generarán empatía sino apatía.
En tal sentido si lo único que puede ofrecerle el Movimiento Scout a los jóvenes son charlas ilustrativas de "expertos" o largos debates sentados en una silla sobre los males de la sociedad y "el peligro" que representa para ellos, solamente lograremos asustar, aburrir o "inmunizar" a los participantes de todo interés por involucrarse en generar un cambio.
Como demostró B-P con los cadetes de Mafeking los jóvenes pueden hacer grandes cosas si se los motiva adecuadamente. En tal sentido, a partir del "optimismo pedagógico" del Movimiento Scout reconocemos que toda persona tiene al menos un 5% de bueno y, está en nosotros ver el lado bueno de las cosas y sacarles el mayor provecho.
Juntando papeles, encuentro que Enzo Faletto decía que los jóvenes están llamados a ser la conciencia de la sociedad y, por ello, tienen especial sensibilidad a ser críticos con las imperfecciones de la comunidad en la que vivimos. Pero quedarnos en ver la paja en el ojo ajeno no lleva a ninguna parte.
¿Y si aprovechamos esa visión crítica para encontrar espacios donde "construir un mundo mejor"?
Al buscar proyectos y parteneires para nuestras empresas y proyectos, a veces nos llevamos la decepción de no encontrar una causa justa al margen del sistema criticado.
Tal vez el primer paso sea escuchar los problemas de nuestra comunidad inmediata, es decir, salir afuera del Grupo Scout, a la periferia del barrio, caminar, observar, interactuar con los demás y "ponerse en los zapatos del otro", como proponíamos en la entrada de la semana pasada.
Es solamente un aporte. Espero que alguien lo encuentre útil para compartir unos mates y conversar con su Consejo de Grupo o Equipo Distrital.
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo González Cao

Link nota original, 13 de octubre de 2008: http://scouts2012.blogspot.com.ar/2008/10/cinismo-y-apata-los-jvenes-y-los.html

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:
La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos: http://www.reocities.com/scouts2012
1 – La ley y la promesa en el Siglo 21: http://tinyurl.com/leypromesa2
2 – El aprender haciendo en el Siglo 21: http://tinyurl.com/aprenderhaciendo
3 – La pertenencia a pequeños grupos en el Siglo 21: http://tinyurl.com/pertenenciapeqgrupo
4 – Programas basados en los jóvenes del Siglo 21: http://tinyurl.com/programasatractivos
5 – Estructura, marco simbólico y progresión en el Siglo 21: http://tinyurl.com/estructura-marcosimbolico-prog

martes, 10 de abril de 2018

B-P nos invita a la empatía con el otro

Más allá de la asociación scout a la cual pertenezca, considero que lo primero que debe entender cualquier voluntario que vaya a trabajar con niños, niñas o jóvenes en el contexto social actual es que:

  • la realidad es diversa y compleja,
  • todo aspecto que debamos considerar tiene más de un enfoque,
  • cada uno de los otros pueden tener un poco de verdad y,
  • generalmente a todos, por nuestros modelos mentales y por las experiencias que hemos vivido, nos cuesta en ciertas ocasiones ver la parte de verdad del otro.

Cuando se presenta algún punto de divergencia en un equipo en el cual participo siempre recuerdo que Baden-Powell escribió una frase que puede parecer muy genérica, pero que si sabemos leer entrelíneas y nos esforzamos en adaptarla a nuestra realidad, mantiene plena vigencia: 
" Hay una cosa que es esencial para lograr una paz general y permanente, y esa cosa es un cambio total del espíritu de la gente. Un cambio hacia una comprensión mutua más cercana y a ser capaces de ver con los ojos del otro..." (el resaltado es mío)
Rescato esos dos conceptos de B-P: “comprensión mutua” y “ser capaces de ver con los ojos del otro” y repaso, ahora a la distancia, la cantidad de veces que no pude o no supe hacer ese ejercicio de empatía. En general, ¡cómo nos cuesta salir de nuestros "modelos mentales" y cuestionarnos críticamente aquello de lo que nos hemos convencido!

Los que ya peinamos alguna cana escuchamos alguna vez "a mí me pasa, lo mismo que a usted..." como cantaban  en una canción de los '70 varios intérpretes tan diferentes como Palito Ortega, Rocío Durcal, Tito Rodríguez o Rolo Puente. Y lo que pasa es que muchas veces no es así. Al otro le pasan otras cosas, y le han pasado otras cosas.

Cuando nos abrimos a la empatía poco a poco vamos viendo que cada uno trae una mochila de vivencias diferentes que condicionan su percepción de la realidad y sus reacciones.

Y nos cuesta entender que el otro puede reaccionar diferente ante la misma situación.

Vivir la empatía que sugiere B-P es una invitación a todos los que trabajan con jóvenes, más allá de las diferentes asociaciones que se inspiran en la práctica social que propuso Baden-Powell hace 100 años.

Como punto de partida debemos tener presente que, cuando B-P comienza a publicar los folletines de lo que luego sería su libro más leído "Escultismo para muchachos", ya existían muchísimas organizaciones y clubes que buscaban desarrollar las potencialidades de los jóvenes, por supuesto que cada una tenía un perfil y un "anzuelo" diferente. 

El mismo B-P menciona a la "Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA), los Cuerpos de Cadetes y las "Boy’s Brigades", entre muchas otras.

B-P antes de ponerse a pensar en nuevas estructuras institucionales o la creación de otras organizaciones adicionales, lo que hace es proponer a todos esos grupos juveniles un marco de trabajo desafiante, recompensante, útil y atrayente que se pudiera integrar con facilidad a las actividades que realizaba cada una de esas instituciones y que, a partir de la inspiración que generaba este "Héroe de Mafeking", les diera visibilidad y mayor alcance entre la población juvenil.

En alguno de sus escritos menciona que lo importante era presentarles a los jóvenes una "carnada" llamativa para que picaran el "anzuelo", porque de nada servía convocarlos a integrarse a una "sociedad para la difusión de los grandes valores morales del Imperio".

Hoy nosotros, más allá del estilo particular que vivimos el Scoutismo en cada asociación y en cada Grupo en particular, tenemos como desafío encontrar esa "carnada".

Un poco de todo eso es lo que intento proponer con estos posteos y con los que, si Dios quiere, intentaré ir publicando en adelante.

Aunque entre Scouts no debiera aclararlo, para evitar susceptibilidades aclaro que no traigo agendas ocultas ni segundas intenciones. Solamente espero que estas simples líneas puedan iniciar una conversación amena o una reflexión en tu Grupo Scout o en el Equipo Distrital cuando aparezcan dos visiones diferentes y a ambas partes les cueste adoptar esa actitud empática baden-powelliana de ponerse "en los zapatos" del otro.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 12 de octubre de 2008: http://scouts2012.blogspot.com.ar/2008/10/el-feriado-del-12-de-octubre.html 

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:
La Biblioteca de Scouts2012 – recursos educativos: http://www.reocities.com/scouts2012
1 – La ley y la promesa en el Siglo 21: http://tinyurl.com/leypromesa2
2 – El aprender haciendo en el Siglo 21: http://tinyurl.com/aprenderhaciendo
3 – La pertenencia a pequeños grupos en el Siglo 21: http://tinyurl.com/pertenenciapeqgrupo
4 – Programas basados en los jóvenes del Siglo 21: http://tinyurl.com/programasatractivos
5 – Estructura, marco simbólico y progresión en el Siglo 21: http://tinyurl.com/estructura-marcosimbolico-prog

domingo, 8 de abril de 2018

La riqueza de la pedagogía del Movimiento Scout nos une a pesar de las diferentes vivencias de cada uno

Soy un profundo y eterno agradecido al Movimiento Scout y a su Método y Programa Educativo desde pequeño.

Cuando tenía 10 años mi hermana Sol y algunas de sus amigas y seiseneras, que eran ardillas en la Agrupación Scout “Santa María” me convencieron de dejar los Exploradores de Don Bosco y probar suerte como Lobato en la Manada.
No me costó mucho el cambio, los dirigentes de Manada, Raksha Cecilia y Baloo Pancho me recibieron con un gran afecto familiar y me hicieron sentir parte de la “Gran Familia Feliz” de los “Lobos Astutos”, aspecto emocional que no había experimentado en el Batallón, más rígido - en ese tiempo - en el trato y concentrado en marchas, tambores y bandas.

Así comencé en el Movimiento Scout en el Grupo Scout Santa María del Distrito Flores, luego Boedo, en lo que era la Unión Scouts Católicos Argentinos. 

Un grupo muy especial, como lo entendí mucho tiempo después. 

Los varones éramos de USCA, las chicas eran de INSA (porque USCA no permitía Ramas Femeninas en 1980) y algunos dirigentes y rovers tenían cierta influencia del proscripto MSA (o MOSCA). 

Claro que todo eso se incorporaba como algo natural y espontáneo y no había una elaboración “sesuda” del tema.

A partir de esa realidad especial y diferente a la de otros Grupos vecinos fui compartiendo diferentes vivencias en mi paso por las ramas y mi posterior servicio como dirigente a nivel local, territorial y nacional. 

Hasta ese momento yo era un pibe “de departamento”, mis vacaciones consistían en acompañar a mi papá a San Clemente del Tuyú adonde explotaba un hotel, concurría a un colegio salesiano que en ese tiempo era solamente de varones, sin dudas el Movimiento Scout amplió mis horizontes, y mucho!

Hoy, luego de 38 años de empezar a vivir esta experiencia, sentí la necesidad de refrescar lo que empecé tímidamente a expresar un blog hace 10 años atrás. 

Una iniciativa que, en su momento, fue un verdadero atrevimiento para alguien que siempre había sido tímido y reservado al expresar lo que sentía. 

A partir de la propuesta de dejar el mundo mejor de cómo lo encontramos y de volver a leer las ideas propuestas originalmente por Baden-Powell hace más de 100 años atrás en sus libros quiero invitarlos a pensar juntos cómo viví yo la propuesta pedagógica de los Scouts y cómo entiendo que podemos hacerla realidad para los jóvenes de hoy en día sin traicionar la intuición original de B-P. 

Estoy seguro que muchas de mis afirmaciones generarán debate, eso no es malo y agradezco que se expresen en los comentarios con respecto hacia todos. 
Les pido que no se desanimen si alguna semana el blog es más largo o a mí me cuesta un poco más exponer algún concepto en forma breve y, a la vez, clara.

Soy consciente que cada uno vive, en su Grupo o Distrito, una realidad que tiene más de un enfoque posible. 
Luego de este camino de casi 4 décadas recorridas, me doy cuenta que metí muchas veces la pata, generalmente de buena leche, pero no por ello sin haber dejado heridos en el camino. 
También mi experiencia me dice que cada uno de nosotros tiene un poco de verdad. Todos sin excepción.

Pero también cada uno de nosotros tiene dificultad para ver la parte de la verdad del otro. Así es la realidad con la que tratamos a diario: diversa, fragmentada, líquida, volátil, incierta y compleja.  
Mi abuela Florinda decía que "todo depende del cristal con que se mire" y, a pesar de los años transcurridos, esa frase es ¡muy actual! 

Pero estoy haciendo una introducción muy larga y muchos se preguntarán: ¿qué tiene que ver todo esto con la tarea del educador scout?

Creo que la riqueza de la pedagogía del Movimiento Scout nos une a pesar de las diferentes vivencias de cada uno. 
Y sobre eso quisiera invitarlos a todos a expresarnos y compartir puntos de vista en los próximos posteos. 
Sin hacer diferencias respecto de la asociación en la cual cada uno participa o ha participado, sin anclarnos en viejos litigios que fraternalmente debiéramos conversar y superar, con ánimos renovados de encuentro en las diversidades propias de cada quien. 

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Link nota original, 12 de octubre de 2008: http://scouts2012.blogspot.com.ar/2008/10/el-feriado-del-12-de-octubre.html

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:


También en:

lunes, 21 de agosto de 2017

¿Es verdad que nos cambiaron el Método Scout?

Participé en el programa de radio  @DeCuentaEnCuen1 y generosamente Mauricio y Claudio me permitieron realizar algunos "punteos" preliminares sobre la "Revisión del Método Scout" que aprobó la 41a Conferencia Scout Mundial de Baku en Azerbaijan.

INTRODUCCIÓN Y CONTEXTO

Lo primero que conviene aclarar es que la redacción actual del Método Scout como tal no surge directamente de ningún libro o escrito de Baden-Powell.
Para que quede claro, los elementos propios del Método Scout está presente en diferentes menciones en las obras de B-P, pero el concepto es más reciente y se “intelectualiza en la segunda mitad de los más de 100 años del Movimiento Scout.

La primera mención del Método Scout, como la conocemos hoy fue, hace 40 años en la Constitución de la Organización Mundial del Movimiento Scout, aprobada en la 26ª Conferencia Scout Mundial de Montreal, Canadá del año 1977.
Luego, en los últimos 40 años fueron apareciendo "reversiones" de dicho texto.

Por eso, la 40a Conferencia Scout Mundial cuando se reunió en Eslovenia acordó revisar la definición de Método Scout debido a diferencias en diversos documentos de la Organización Mundial del Movimiento Scout que lo describen.

Algunos se preguntarán si es “normal” que la definición del Método Scout se discuta y revise. La respuesta es que sí, la Conferencia Scout Mundial entiende que la definición no es estática y debe ser coherente con las nuevas tendencias de los jóvenes, así como con las competencias y habilidades para la vida del siglo XXI.

Podemos destacar como una novedad que el texto aprobado por la Conferencia propone una redacción normativa (para la Constitución de la Organización Mundial del Movimiento Scout), una simple y otra ampliada (para los documentos de Métodos Educativos).
En ese sentido, la incorporación de la dimensión del compromiso comunitario en el texto es una forma de resaltar un componente que siempre estuvo presente dentro de "programas atractivos..."

Los educadores scouts debemos privilegiar un abordaje integral y holístico y no quedarnos solamente en una lista de determinados elementos (sean 5 o sean 8) como si fuera un "checklist".

En tal sentido, la mención de ciertos elementos con un sentido “didáctico” en nuestras experiencias de formación (o en los documentos asociativos) es para destacar un "énfasis" de ciertas dimensiones del Método Scout.

Es importante no perder de vista que el Método Scout es el "Cómo" del Programa de Jóvenes, no es el "Qué". Por eso, la correcta aplicación educativa del Método Scout es más importante que la forma en que se presenta la redacción de la Constitución.


"NUEVA" REDACCIÓN Y DIFERENTES NIVELES

Previamente señalamos que el texto actualizado del Método Scout se presenta en tres niveles:

  • Texto Constitucional: reemplazará el actual texto normativo en el Capítulo I del Artículo III de la Constitución de la Organización Mundial del Movimiento Scout.
  • Texto Simple: Que se puede utilizar en documentos de Política de Programa o de Adultos en el Movimiento Scout, en presentaciones, o en la página en internet, etc. La estructura de este texto se basa en el documento de la “Política Mundial de Programa de Jóvenes”.
  • Texto Completo: Este texto más amplio puede usarse en materiales educativos. La estructura de este texto se basa en la publicación “Las Características Esenciales del Movimiento Scout”.


PARA EL EDUCADOR SCOUT

Para nuestro rol como Educadores Scouts debemos tener siempre presente que el Método Scout se “activa” si el educador aplica el dinamismo propio del Movimiento Scout:

  • Vida de Grupo
  • Estructura
  • Objetivos educativos
  • Oportunidades de aprendizaje


PARA LOS FORMADORES

En nuestras experiencias de formación debiéramos enfatizar:

  • La participación en las experiencias tiene como objetivo asegurar una mejor aplicación del Método Scout y el Programa de Jóvenes en las actividades del Grupo Scout.
  • La aplicación correcta del Método Scout debe resultar en una experiencia para los jóvenes que sea educativa, divertida y agradable y donde los jóvenes estén seguros física y emocionalmente.
  • Debe ser flexible y relevante a los tiempos y, en particular, satisfacer las exigentes necesidades del siglo XXI como respuesta a las necesidades cambiantes de los jóvenes y de la sociedad.
  • Tiene que adaptarse a criterios apropiados de aprendizaje por edad y por desarrollo.
  • La reflexión personal y grupal como modo de aprendizaje autodirigido es la mejor herramienta para adaptar las experiencias y el aprendizaje individual y debe utilizarse para convertir las experiencias en oportunidades de aprendizaje, lo que a su vez conducirá a la autoeducación y el autodesarrollo.
  • El Método Scout debe potenciar a los jóvenes para que desempeñen un papel protagónico en su comunidad cercana como ciudadanos activos, lo que da como resultado una experiencia de aprendizaje permanente.


Siempre listo, rodrigo 
Rodrigo Gonzalez Cao  

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:



También en:

sábado, 11 de febrero de 2017

#saltavioleta Los Scouts queremos tender puentes para construir un mundo mejor

#saltavioleta 

Para que nadie se sorprenda o se desvíe el sentido del posteo empiezo poniendo “en blanco sobre negro” desde qué lugar opino.

Ingresé al Movimiento Scout a los 10 años como Lobato en un Grupo Scout “Homogéneo en lo Religioso” patrocinado por la Arquidiócesis de Buenos Aires en la Parroquia Santa María (Grupo Scout Santa María) y en dicha comunidad de vida hice toda mi experiencia scout por varias décadas. Aunque debo reconocer que, en sentido amplio, mi experiencia scout reconoce un tiempo previo en el Batallón Nº1 “Manuel Belgrano” de los Exploradores Argentinos de Don Bosco que funciona en la Casa Salesiana “San Francisco de Sales”. 
No lo menciono para sacar “chapa” de años acumulados, sino para aclarar mis orígenes, mi formación en la Fe Católica y desde qué lugar opino.

Desde chico fui bendecido por la guía de incontables pastores que siempre nos alentaron a salir de la comodidad de la “baldosa” de cada Parroquia hacia la periferia (palabras del entonces Cardenal Bergoglio al cierre del Encuentro Arquidiocesano de Catequesis del año 2006 en el colegio “Manuel Belgrano”).

Y entonces empezamos a construir puentes, a llevar nuestro mensaje de “mejores ciudadanos” y “mejores cristianos” al barrio. A fin de cuentas ese es el espíritu del Oratorio Festivo de Don Bosco (1) y es el sentido de la ciudadanía activa que propone Baden-Powell a todos los que sentimos el compromiso de los Scouts en nuestro corazón.

Hace 20 años se concretó un camino de encuentro que reunió a quienes integrábamos la “Asociación de Scout de Argentina” (o también llamada I.N.S.A.) y la Unión Scouts Católicos Argentinos (U.S.C.A.), camino conjunto que nos enriqueció a todos los que aceptamos el desafío de la #unidadenladiversidad. Mucha agua corrió bajo el puente en estos 20 años. Hubo encuentros y desencuentros. Y de todos esos momentos, al menos yo he aprendido que no suma segregar o separar al que es “diferente”. Que el intercambio con el otro enriquece. Y lo aprendí tropezando al principio con intolerancias y muros, que, mirándolo hoy a la distancia, hubiera tratado de resolver con más diálogo y menos confrontación.
Por eso hoy, al igual que las 75.000 familias que participan de la actual asociación "Scouts de Argentina", escucho con una mezcla de asombro y de tristeza que quienes debieran tender esos puentes están evaluando "cortarse solos", levantando muros y afirmando que “se cortó la soga”. Al parecer no todos supimos entender las lecciones que debimos recoger de las crisis internas previas que sorteamos.

Ante todo, como nos enseñó Baden-Powell, el Fundador del Movimiento Scout, nada es imposible cuando un Scout se lo propone, dicho lo cual no me resigno a que no podamos convivir en la diversidad los jóvenes y adultos de los diferentes credos.

Aclarado ésto, es importante llevarle tranquilidad a quienes confían sus hijos a una opción educativa iniciada por el Perito Moreno hace más de 100 años en nuestro país. Por eso debe quedar bien claro que las afirmaciones que leemos en los diarios no se ajustan a lo que somos y proponemos los Scouts. 
Se dice que los Scouts abandonan "la educación por el amor", cuando en realidad la reafirma el compromiso de su Ley Scout (“Defiende y valora la familia”) porque están acogiendo a las nuevas formas de familias que cada día se acercan a más de 900 Grupos en todo el país... Si un pibe quiere ser Scout, ¿quién soy yo para juzgar a su familia? (parafraseando al Papa Francisco en la conferencia de prensa del vuelo de regreso de Río de Janeiro) (2)

En realidad, nuestra propuesta pedagógica ha venido a reconocer, luego de 20 años de inmutabilidad, que a nuestros Grupos Scouts se acercan jóvenes provenientes de las familias a las que se refiere el Papa Francisco en su exhortación apostólica post-sinodal Amoris laetitia (La alegría del amor). Es decir, familias de una sola mamá porque se quedó sola criando a sus pibes, otras donde un abuelo tomó a su cargo la crianza de los nietos, ensambladas y de los más diversos formatos. El pasado 25/05/2013 en una homilía en Santa Marta el Papa Francisco nos llamó la atención sobre aquellos que cierran las puertas de la Iglesia a la madre soltera que acude con su niño en busca del Bautismo (3)
Por eso una mayoría votó hablar de familias formadas por “personas”, en lugar de hablar solamente de familias formadas por un varón y una mujer. ¿Por qué se exagera esta cuestión hasta llegar a sostener que el Movimiento Scout hace una apología de visiones de género extremistas que conspiran contra las convicciones religiosas de algunas Iglesias cristianas?
Por otro lado, me cuesta imaginar cómo alguien puede creer que los Scouts promueven el aborto, cuando, en realidad, el compromiso de la Ley Scout es "Amar y defender la vida", concepto que además se apoya en el ordenamiento legal de nuestro país. Y, además, ese compromiso está reafirmado en la “Carta de los Scouts de Argentina”, el preámbulo de nuestro Proyecto Educativo.

Se dicen muchas cosas tergiversadas, y la “bola de nieve” crece minuto a minuto, alimentando una “sed de noticias” con afirmaciones que tienen poco fundamento y una gran dosis de desconocimiento (o una intención no clara).

Pero, en estos tiempos donde salen a la luz tantas “movidas ocultas” propias de las más rebuscadas “teorías de la conspiración”,  algunas toman ahora sentido releyendo posteos que conspicuos miembros o ex miembros de la asociación scout venían manifestando, otras son solamente rumores. Muchas tienen origen en heridas no cerradas y poco tienen que ver con los motivos que se manifiestan en las cartas publicadas. Sin embargo, lo que más me preocupa es lo que no se dice. 

Más allá de la carta que dio origen a este debate, ¿qué habrá detrás de esta movida de “segregarse” armando una Federación aparte? Además de desconocer los mecanismos democráticos institucionales, ¿qué busca el armar una nueva asociación “a medida”? ¿Se pretende inmovilizar el carácter dinámico del Movimiento? ¿Se busca digitar quiénes son los candidatos “potables”? ¿Es casual que una carta personal entre dos personas se haya viralizado más lejos de lo que su autor deseaba? ¿Hay un cuestionamiento a que nos ajustemos al ordenamiento legal de nuestro país? ¿Hay una intención de reinstalar posturas enfrentadas sobre la dignidad y los derechos de las personas? ¿Hay una intención de restarle espacio a la participación de los jóvenes en el proceso de toma de decisiones? ¿Es una “revancha” de ciertas personas mayores, que hicieron oportunamente un aporte muy valioso para llegar a la unidad de los scouts, pero que hoy no se resignan a dejar ese protagonismo en manos de los jóvenes?

En la carta se menciona que ya hay un grupo de obispos, pastores evangélicos y dirigentes scouts reuniéndose para armar una asociación aparte. ¿Quiénes son los que buscan separar y levantar muros en lugar de construir juntos la #unidadenladiversidad? Yo opino que no debiéramos ser los Scouts porque nosotros debemos promover el diálogo y el encuentro (y aclaro que lo terminamos entendiendo “a la fuerza” luego de vivir durante estos 20 años de convivencia varias crisis internas donde no supimos escucharnos, pasamos a valiosos dirigentes por la “picadora de carne” y expulsamos o dejamos sin lugar adonde desarrollarse a muchas personas que podían aportar un gran potencial). ¿Tan poco hemos aprendido de esas crisis tan traumáticas que oportunamente alejaron a dirigentes institucionales tan valiosos? ¿El ego de unos pocos adultos, que fueron “grandes glorias” en otras épocas está dispuesto a poner en marcha una “picadora de carne” que desplace el liderazgo juvenil y dinámico de las nuevas generaciones?

El mundo de hoy no es el mundo de hace 20 años. A nadie se le escapa que hoy vivimos en un mundo de incertidumbres, una realidad volátil y compleja, en una sociedad donde se exaltan las diferencias y se levantan muros para dejar afuera a los “diferentes”. Pero ante esa pulsión irracional a segregar y encerrarse, el Papa Francisco nos pidió a los Scouts en la Plaza de San Pedro: “construir puentes donde otros levantan muros” (4) y salir a su encuentro. 

Es decir, no caer en la trampa de encerrarnos en la falsa seguridad de quienes se rodean de “iguales” sino salir a las periferias al encuentro de los “diferentes”, no para “mimetizarnos” con ellos, sino para escucharlos, acompañarlos, llevarles la bondad de nuestro mensaje, es decir, en palabras de Baden-Powell, alcanzar la felicidad haciendo felices a los demás. Y con ese diálogo esperanzado, construir los puentes que nos señala el Papa Francisco (5).

¡Hoy se habla de una modificación del Proyecto Educativo como si se hubiera abierto una “Caja de Pandora” hacia un destino trágico de perversión animaloide descontrolada!

En esta sociedad que pide “mano dura” y quiere meter presos a los jóvenes, los Scouts sostenemos el optimismo pedagógico y, como dijo Baden-Powell, creemos que todos, aún el más bravo, tiene al menos un 5% de bondad y está en la raíz de esta maravillosa opción educativa hacer crecer ese porcentaje para lograr jóvenes responsables, solidarios, comprometidos, que ejerzan una ciudadanía activa. 
Baden-Powell  en su libro fundacional “Escultismo para Muchachos” presenta visionariamente hace más de 100 años atrás ese optimismo pedagógico donde cada joven puede desarrollar sus potencialidades para ser protagonista. Por eso le damos a la juventud un espacio donde, en un grupo de pares y con el acompañamiento de voluntarios adultos, se educan para la vida en el ejercicio de esa ciudadanía activa, desarrollando habilidades de cooperación con el objetivo de llegar a ser líderes sociales para construir un mundo mejor! (6)

Los Scouts creemos en el valor de la juventud y los alentamos a “hacer lío” como lo hizo el Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro. Somos un movimiento en movimiento, dinámico y transformador. No podemos quedarnos pétreamente definidos en conceptos que pudieron ser necesarios en una coyuntura pasada pero que hoy necesitan resignificarse.

Pero además de ser innovadores por naturaleza, somos un Movimiento de Jóvenes donde ellos se educan para la vida. Si queremos jóvenes solidarios, responsables, comprometidos con su comunidad y, ante todo, críticos ante los paradigmas que se imponen desde arriba, ¿cómo vamos a desconocer las decisiones de los jóvenes? Máxime si pacientemente se siguieron todas las instancias democráticas institucionales (hago esta aclaración porque ninguna propuesta “entró por la ventana”).

Formamos líderes sociales para el cambio, un liderazgo social transformador para construir un mundo mejor, cumpliendo el llamado, en el caso de los Scouts que confesamos la Fe Católica de los pronunciamientos de Puebla, Medellín, Santo Domingo y Aparecida y, en general, viviendo cada uno su profesión religiosa en la comunidad de Fe en la cual se congrega.

Nosotros estamos construyendo un mundo mejor, y lo hacemos con bajo perfil porque el Scout sirve y ayuda al prójimo sin esperar recompensa ni alabanza. No lo hacemos con grandes declaraciones en los medios, lo hacemos en silencio, en el territorio, en la comunidad cercana, aportando cada día nuestras “Buenas Acciones”, saliendo al encuentro del otro con valentía para que todos los que habitamos este bendito país podamos ejercer plenamente nuestra dignidad como personas. (7)  

La flor de lis violeta es el símbolo que representa hoy a casi 40 millones de Scouts en todo el mundo. Somos jóvenes de diferentes religiones, etnias, países y culturas unidos por los mismos ideales de servir al prójimo y dejar el mundo un poco mejor de cómo lo encontramos.

Hemos pasado previamente por otras crisis y estoy convencido que toda crisis es una oportunidad. Aprovechemos esta oportunidad de visibilidad social para hacer conocer todo lo valioso que hacemos los Scouts,  todo lo bueno que los Scouts pueden hacer para transformar nuestra sociedad.  
Tal vez sea tiempo de moverse, de empezar a comunicar con un poco más de fuerza todo eso que hacemos, sin perder por ello el hacerlo sin buscar alabanza. Como cantamos cada vez que nos reunimos en un campamento: “el que no salta, no es Scout”.

Justamente el hashtag #saltavioleta (por el color violeta de la Flor de Lis mundial) es una invitación a "saltar", a no quedarnos quietos ni callados, a salir al mundo con valentía, a ejercer esa ciudadanía activa, a hacernos visibles, tanto en las redes como en las calles.

Si decimos “Siempre listo” y salimos de nuestro silencio, las imprecisiones y falsedades que se han difundido contra los Scouts en los medios se verán diluidas por una gran ola de “Buenas Acciones”. Nos debemos esa visibilidad, se la debemos a la comunidad que nos apoya y, principalmente, se la debemos a cada entidad patrocinante que apoya a cada uno de los Grupos Scouts de todo el país. El Papa Francisco en la audiencia a los Scouts de noviembre de 2014 en el Aula Pablo VI nos animó, como Caminantes, a salir a abrir caminos con un rumbo, a no quedarnos quietos, ni tampoco ser errantes. (8)
Y aquí introduzco la última cuestión, en la referida carta, se traza un cronograma de pasos y plazos respecto de los Grupos que funcionan en parroquias para “segregarse” de la actual asociación scout, considerando fechas de campamentos, de vencimientos de seguros, etc. Claramente esos Grupos están en una “posición desventajosa”. Si vos funcionás “de prestado” en una parroquia y te ponen ante la disyuntiva de la “doble pertenencia”, ¿cómo te pensás que puede elegir libremente un dirigente que, ante todo, privilegia la continuidad de la educación de los jóvenes que le han confiado?

Finalmente, y para “sonreír y cantar ante las dificultades”, los que venimos haciendo nudos desde pibes, sabemos que un buen nudo de “vuelta de escota” es la solución más efectiva para unir dos sogas de diferente mena o grosor. Así que, si se cortó la soga, pido a Nuestra Señora, la que desata los nudos, devoción difundida entre nosotros por el Papa Francisco, que se mande un buen escota para unir la soga en donde se haya cortado.

No bajemos los brazos, hagamos sentir este mensaje de Paz y Esperanza, pero hagámoslo a través de la acción. 
Siempre listo, rodrigo

Rodrigo González Cao
P.D.: Si bien hace ya 10 años no participo activamente de la asociación “Scouts de Argentina”, trabajé desde mi Grupo y desde otras responsabilidades institucionales por su concreción, convencido de la potencialidad del encuentro entre todos los scouts. Por eso me sigo sintiendo parte de ella y me veo en la obligación de expresar a todos mi compromiso con la Ley Scout que hace 36 años atrás prometí cumplir, dado que “una vez scout, siempre scout”.

Para seguir entendiendo las fuentes que alimentan mis afirmaciones:


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

¿Ciudadanía activa o ciudadanía latente?

En las entradas anteriores reflexionamos a partir de la conocida frase " Más Scout, mejores ciudadanos " y que Baden-Powell presen...