domingo, 26 de abril de 2009

¿Cómo se vive la Promesa en el Grupo Scout?

La manera de explicar la promesa a los jóvenes es importante. No sirve aprender de memoria los 10 artículos de la Ley y el texto de la Promesa.
Debemos explicarles qué significa formular su promesa:
  • que ellos están dando su palabra libremente y,
  • que ellos están dando su palabra para dar lo mejor de sí para hacer todo lo posible en cuanto de ellos dependa.

Debe presentarse como un paso importante en su vida scout, pero no deben sentir temor o estar nerviosos.

Desde la perspectiva de un joven, el formular la promesa Scout no es simplemente reflexionar sobre si el código de vida le parece razonable o no. Es también una decisión para continuar tomando parte en actividades con los jóvenes que él o ella han conocido.

Hasta que formula su promesa Scout, es más o menos un “visitante del Movimiento Scout” y no puede experimentar la riqueza que el Movimiento Scout le puede ofrecer. Además, la presencia prolongada de "visitantes" (i.e. aquéllos que simplemente regresan de vez en cuando para las actividades) es disociador para los jóvenes que están comprometidos con el Movimiento Scout, con los proyectos del grupo y con la vida de grupo.

El formular la promesa es un acto personal de compromiso. La tarea del dirigente, por consiguiente, es animar al joven, pero no forzarlo antes que esté listo para formularla, ni tampoco detener el derecho de formularla, ni tampoco ignorar todos los factores en juego.

Una manera simple de animar a los jóvenes sería proponer varias fechas en un periodo de varios meses.

El dirigente debe buscar que el momento de formulación de la promesa sea significativo para el joven: por ejemplo, una ceremonia pequeña al final de un campamento.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 18 de abril de 2009

La Promesa Scout es un compromiso voluntario

El texto de la Promesa Scout es simple y breve y expresa una adhesión voluntaria a los 3 principios del Movimiento Scout:
Yo (...), por mi honor prometo hacer cuanto de mí dependa para cumplir mis deberes para con Dios, la Patria, con los demás y conmigo mismo, ayudar al prójimo y vivir la Ley Scout.
La Promesa Scout es un compromiso voluntario que cada joven hace ante un grupo de pares cuando él o ella eligen unirse al Movimiento. Al formular la promesa Scout el joven reconoce que conoce la ley Scout y realiza un compromiso personal de hacer todo lo que de él dependa para vivir según este código de vida.

A través de la promesa, el joven acepta la invitación del Movimiento Scout para desarrollarse a través de una decisión voluntaria de vivir la ley Scout y asumir la responsabilidad de esa decisión a través del esfuerzo personal.
El formular la promesa es el primer paso simbólico en el proceso de auto-educación. Formular la promesa no implica que el joven haya demostrado ser un "perfecto" Scout. Es un punto de partida, no la línea de llegada.
El hecho de prometer "hacer todo lo que de mi dependa" se refiere a hacer un esfuerzo personal acorde a la magnitud de la capacidad del joven. Desde una perspectiva educativa, el esfuerzo es tan importante como el logro del objetivo. El esfuerzo es personal, y el progreso sólo puede evaluarse en términos de cómo el joven era antes.
Al formular la promesa frente a sus pares, el joven hace público su compromiso. Esto no sólo hace "oficial" su compromiso personal, sino que también simboliza un compromiso social frente a los otros miembros del grupo. Por su presencia, sus compañeros le muestran al grupo que ellos le reciben como un miembro.
La semana próxima profundizamos cómo se vive en el Grupo. Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

domingo, 12 de abril de 2009

¿Cómo se vive la Ley en el Grupo Scout?

Como hemos visto, la ley Scout es simple, se expresa en términos cotidianos, y se refiere a menudo a cualidades o acciones, para que cada joven pueda entender lo que significa y puede dar lo mejor de sí para reflejar estos valores en su vida diaria.
Como es un código de vida personal y colectivo, es la base sobre la que debemos pensar cada actividad del Grupo Scout. Así los jóvenes serán ayudados a descubrir los valores en los que se basa el Movimiento Scout.
Concretamente, la ley Scout se traduce en las reglas del grupo:
  • los derechos y deberes de cada miembro
  • el compartir las responsabilidades
  • la participación en el proceso de toma de decisiones
  • el manejo de conflictos

Por eso es tan importante que los jóvenes tengan una participación activa en establecer las reglas. Esta participación en la toma de decisiones irá creciendo en forma progresiva, en la medida apropiada a su edad, como veremos más adelante al referirnos a la “Estructura” dentro del elemento del Método que llamamos “programas progresivos y estimulantes de actividades…”.
Participar en la toma de decisiones y desarrollar habilidades de cooperar y liderar es lo que ayuda a comprender la ley Scout y, además es más fácil aceptar, e incluso hacer cumplir, aquellas reglas que uno mismo acordó.
Cuando un joven rompe una regla, debe proponérsele que reflexione sobre las consecuencias que puede haber causado. El propósito no es hacer que el joven se sienta terrible sino que remedie la situación, si es posible, y que entienda las consecuencias de sus acciones.
En este sentido, la ley Scout es una herramienta de evaluación, tanto para establecer cuánto adhirió cada uno al decálogo de valores, como para acordar lo que resultó bien o mal de las actividades y lo que podría mejorarse.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao


Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout:

domingo, 5 de abril de 2009

Un código de vida, personal y colectivo

Hasta aquí pusimos énfasis en el sentido educativo de la Ley Scout y su importancia como eje alrededor del cual giran los demás elementos del Método Scout que desarrollaremos luego.

Sin embargo, además de su función pedagógica, la ley scout cumple una función ética porque es un código de vida que expresa en un decálogo concreto los Principios del Movimiento Scout:
  • Es un código personal de vida: Es un código personal de vida que guía la manera en cada Scout vive su vida hoy, y orienta la dirección de su desarrollo para mañana. Al vivir la Ley en su vida diaria y, en las nuevas situaciones que enfrenta, avanza en su desarrollo. Como se basa en los Principios del Movimiento Scout guía el desarrollo del joven hacia una exploración personal de estos valores.
  • Es un código colectivo de vida: También es un código colectivo de vida que sirve de base para el funcionamiento de las unidades del Grupo Scout. Sirve como la ley de una sociedad de jóvenes en la que cada uno tiene los mismos derechos y deberes hacia él y hacia los otros. Si viven la ley, comparten un estilo de vida democrática, respetuosa de cada persona y que promueve un sentido de pertenencia y comunión, solidaridad y cooperación.
El código de vida se aplica a los adultos y a los jóvenes. La Ley Scout no son reglas que solamente se aplican a los jóvenes para que "aprendan a respetar reglas". La Ley Scout refleja principios éticos básicos y valores que el Movimiento Scout promueve.
  • ¿Si los adultos no testimonian ese código de vida, ¿por qué deberían hacerlo los jóvenes?
Dice B-P en “Guía para el Jefe de Tropa”:
"El muchacho no se gobierna por el NO HAGAS, pero si por el HAZ ESTO. La ley Scout se concibe como una guía para sus acciones, en lugar de como un código para sancionar sus faltas."
En resumen, la Ley Scout es una invitación:
  • Es una invitación a hacer: La ley Scout es una manera simple para que cada joven se familiarice con las metas del Movimiento Scout a través de su vivencia en la práctica.
  • Es una invitación a ser: La ley Scout sirve como una referencia en el desarrollo subsiguiente del sistema de valores del joven.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout: