viernes, 29 de octubre de 2010

Tres principios para la implementación del Programa del Movimiento Scout

Hemos reflexionado en las semanas previas sobre el diseño y la difusión del Programa de Jóvenes del Movimiento Scout. Llegado al momento de la implementación y la puesta en práctica, sugerimos considerar tres características:

• Fidelidad - Se deben respetar los elementos fundamentales del Movimiento Scout (objetivos, principios y método).

• Relevancia - Debe responder a las necesidades y aspiraciones de los jóvenes contemporáneos en un país determinado.

• Viabilidad - Debe ser adaptable y fácil de implementar a nivel local.

Lamentablemente, esta última característica, a veces, es pasada por alto.

En los cien años de historia del Movimiento Scout hubo oportunidades en las que se desarrollaron programas, que eran teóricamente muy interesantes y atractivos. Sin embargo, al ser puestos en práctica en el terreno resultaron demasiado rígidos o difíciles de aplicar.

Es preferible proponer un programa relativamente modesto, que pueda ser aplicado con éxito por un 90% de los dirigentes, en lugar de un programa muy ambicioso que solamente pueda ser llevado a cabo por dirigentes con mucha experiencia.

En síntesis, para garantizar el éxito, la política de Programa de Jóvenes y la de Recursos Humanos y Formación deben estar estrechamente vinculados.

Como movimiento educativo a nivel mundial, el éxito del Movimiento Scout radica en su capacidad de combinar estos diferentes niveles, desde la definición de los elementos fundamentales a nivel mundial a la ejecución del programa dentro de una comunidad local, de manera armoniosa y creativa.

La semana próxima veremos el importante rol que cumple el Equipo Nacional de Programa.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 22 de octubre de 2010

La difusión del Programa del Movimiento Scout a nivel territorial

La semana pasada destacamos la importancia de la tarea de diseño, pero diseñar un buen programa para los jóvenes no es suficiente.

También tiene que darse a conocer ampliamente.

Difundir el programa en toda la asociación es una tarea engorrosa.

Para empezar, es necesario elaborar, imprimir y distribuir documentos de alta calidad, presentados de manera clara y atractiva, tanto para los dirigentes como para los jóvenes.

Sin embargo, hay algo más que esto.

Hay que lograr un contacto directo con los dirigentes que son responsables de la ejecución del programa, a fin de que puedan presentarse y explicar claramente los detalles.

La difusión y entrega del Programa están estrechamente vinculadas a las tareas de formación de los dirigentes y a los equipos de soporte y animación territorial.

En otras palabras, cuando una asociación decide actualizar su programa, tiene que trabajar simultáneamente en el desarrollo del Programa de Jóvenes, en la creación de herramientas para fomentar la difusión y en la captación, formación y soporte de los dirigentes locales.

La semana próxima veremos en detalle tres principios que nos asegurarán la implementación del Programa.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao


sábado, 16 de octubre de 2010

La tarea de desarrollo del Programa del Movimiento Scout

Cada asociación nacional tiene la obligación de elaborar y actualizar periódicamente un programa para jóvenes, que se base en los elementos fundamentales del Movimiento Scout y tome en cuenta las necesidades y aspiraciones de los jóvenes.

Estas necesidades y aspiraciones varían en función del entorno sociocultural en el que los jóvenes viven, por lo cual no es útil para una asociación copiar un programa desarrollado por otra asociación en un contexto diferente.

Esas necesidades y aspiraciones también cambian de una generación a otra, porque los cambios de la sociedad en sí se dan periódicamente.

Esta es la razón por la cual el programa del Movimiento Scout debe ser actualizado en forma regular, respetando los elementos fundamentales del Movimiento.

Por otra parte, si esos cambios son lentos y tardan mucho en concretarse, cuando se los quiera implementar, ya habrán cambiado las necesidades y aspiraciones de los jóvenes a los que intentaban dar respuesta.

En el otro extremo, los cambios bruscos, repentinos y con poca participación de los actores que implementarán el programa generan resistencias que bloquean y dificultan la implementación.
Para encontrar un equilibrio en la difícil tarea de desarrollo del programa existen diversas metodologías de actualización.

Además como veremos la semana próxima, no alcanza con un buen diseño si fallan la difusión o la implementación.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

domingo, 10 de octubre de 2010

El sistema educativo del Movimiento Scout

Varias veces hemos mencionado la palabra sistema, pero ¿qué es un sistema?

La primera característica de cualquier sistema es que está orientado hacia una meta, lo que determina su estructura.

Un sistema está formado por diferentes elementos interactuantes.

Es un todo dinámico, donde la totalidad de los elementos interactuando es mayor que la suma de sus componentes por separado.

Un sistema también se basa en principios o normas, que rigen las relaciones entre los distintos elementos.

El Movimiento Scout es un sistema educativo.

En otras palabras, se dirige hacia el objetivo de educar a los jóvenes para que jueguen un papel activo en la sociedad y combina distintos elementos que interactúan de acuerdo con los principios fundamentales.

El Movimiento Scout es un sistema educativo abierto.

Esto significa que está en constante interacción con su entorno social.

Los elementos fundamentales del Movimiento Scout, tal como se define en la Constitución Mundial, son el Propósito, los principios y el Método Scout.

El sistema educativo del Movimiento Scout es desarrollado a partir de esta fuente original.

Todos los nuevos programas y todas las adaptaciones a los programas existentes se basan en estos elementos invariables: la Misión, el Propósito, los principios fundamentales y el Método scout.

Estos elementos se encuentran en el núcleo mismo de la identidad del Movimiento Scout y aseguran su unidad más allá de las adaptaciones necesarias para cada región.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 1 de octubre de 2010

El Programa del Movimiento Scout tiene elementos invariables y otros que se adaptan continuamente

La fuerza del Movimiento Scout radica en su maravillosa capacidad de adaptarse a una gran diversidad de culturas y paises y, dentro de nuestro país a diferentes realidades socio-culturales, distintos barrios e innumerables contextos familiares y regionales.

Pero esta flexibilidad, ¿no pone en peligro su identidad y su unidad?

Supongamos que todos fuéramos libres de adaptar los elementos del Movimiento Scout a nuestro gusto.

¿Cómo sería posible mantener lo suficiente en común, de modo que todavía pudiéramos reconocernos como miembros de un mismo movimiento?

Para responder a esta pregunta, es necesario distinguir entre aquellos elementos que son fundamentales, esenciales e invariables, y aquellos, que son variables:

  • Los objetivos, principios y el método definido a nivel mundial son los elementos fundamentales, esenciales e invariables;
  • Los elementos variables son los programas, construidos a partir de los elementos fundamentales, pero que cambian y evolucionan para adaptarse a las necesidades de cada época y de cada sociedad.

Es mucho más fácil adaptar algo a una variedad de situaciones, si podemos confiar en determinados elementos fundamentales que son claros, se encuentran bien definidos y nos sirven como base para construir a partir de ellos.

Siempre listo, rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao