sábado, 29 de octubre de 2011

Aprender sobre la naturaleza


En la entrada previa hemos destacado que en la naturaleza aprendemos sobre nuestras capacidades y límites y, que en ese espacio pedagógico privilegiado, el Movimiento Scout encuentra un espacio ideal para la reflexión, proponiendo la descubierta de lugares que muchos jóvenes no pueden explorar por su cuenta.

La mayoría de los jóvenes tienen clases de geografía y biología en la escuela pero, cómo hemos visto, en el Movimiento Scout, el aprender sobre la naturaleza no reproduce las clases escolares, ni tampoco propone actividades a modo de trabajo práctico que complemente la teoría de los libros. 

Es decir, en el Movimiento Scout no se acumulan conocimientos como un fin en si mismo sino que las actividades sobre la naturaleza combinan el conocimiento y las habilidades basadas en los intereses de los jóvenes, con la contribución al desarrollo de actitudes.

Por ejemplo, el poder distinguir entre las huellas de un chancho suelto por el campo y un falso “oso” (que solamente existía en la imaginación) le fue útil a una patrulla para calmar a los novatos y poner a resguardo la comida de la alacena, mientras que la otra patrulla que dejó sus alimentos al alcance, ¡perdió la cena de ese día! 

El aprender a construir un refugio vivac con ramas despierta el interés de los jóvenes y aprender ciertas habilidades básicas y sus herramientas junto a su pequeño grupo ofrecerá a los jóvenes oportunidades de progresar hacia los objetivos educativos del Movimiento Scout.


Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao



sábado, 22 de octubre de 2011

La educación a través de la naturaleza en el Movimiento Scout


En el Movimiento Scout el espacio privilegiado para el juego es la naturaleza, aunque sabemos que no es posible que todas las actividades tengan lugar en la naturaleza.

Lo valioso del contacto con la naturaleza lo es tanto para el joven que crece entre el hormigón y el plástico de las ciudades como lo es para el joven que crece en una vivienda precaria de chapas en un barrio de emergencia. Por eso debemos buscar la oportunidad para maximizar esas ocasiones de contacto con la naturaleza.

La naturaleza puede ser el espacio de muchos tipos de actividades, incluso cuando el objetivo educativo primario de la actividad no se relacione directamente con la naturaleza. 
En tales casos además del objetivo educativo primario, un objetivo subyacente puede ser simplemente que los jóvenes disfruten la naturaleza (¡para muchos solamente ésto ya puede ser un gran paso!)

En otro nivel, puede aprovecharse un escenario natural durante una excursión o campamento para actividades físicamente desafiantes, actividades de supervivencia personales y colectivas, juegos de orientación, aprender los fundamentos de las habilidades de campamento, marchas nocturnas, etc.

La naturaleza puede ayudar a los jóvenes a ser más conscientes de sus capacidades y de sus límites físicos, así como su habilidad para enfrentar las dificultades y evitar los peligros o el cooperar como un equipo junto a su pequeño grupo.

Incluso un rato para descansar a la vera de un arroyo o a la sombra de un árbol luego de una caminata cansadora puede ser el momento ideal para una reflexión, una oración o el contacto con lo trascendente a través de un espacio de paz y tranquilidad.

Este apreciar la simpleza de la vida en la naturaleza y dejar atrás el estilo de vida consumista que vivimos a diario, será una oportunidad única para valorar la necesidad de vivir en armonía con la naturaleza y protegerla como propone la Ley Scout.

El frotar las ramitas de madera para hacer un fuego, encontrar una fuente de agua, toparse con una planta de moras para darse un gusto, contemplar un árbol viejo o descubrir un puente antiguo en ruinas en medio del bosque pueden ayudar a los jóvenes a encontrar un sentido a la Historia para entender desde que tan lejos la humanidad ha venido y hacia donde está yendo.

Un campamento Scout en la naturaleza ofrece una intensidad única de la experiencia. ¡Hagan la cuenta!
¿Cuantos sábados de 4 horas en el patio de grupo equivalen a 48 horas de campamento?
Simplificando las cuentas, ¡en términos lineales casi 2 meses y medio de actividades semanales!

El uso de la naturaleza en el programa del Movimiento Scout ayuda a descubrir un mundo que muchos jóvenes no habrían podido explorar por su cuenta.
Además el ver más allá de los valores materiales, para enriquecer su experiencia de vida puede servirles en su vida diaria para pensar lo que es esencial y lo que es insignificante.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao



viernes, 14 de octubre de 2011

Volviendo a las fuentes


Cuando decimos que, en el Movimiento Scout, el espacio privilegiado para el juego es la naturaleza nos estamos refiriendo al ambiente natural (los bosques, las llanuras, el mar, las montañas) en contraposición con los ambientes artificialmente creados (el patio embaldosado de la escuela, los campings de cemento y las “plazas secas” de las ciudades).

El Movimiento Scout privilegia el contacto con la naturaleza porque:
  • Contribuye al desarrollo equilibrado del joven en todas las áreas de crecimiento;
  • Proporciona un escenario ideal para aplicar el Método Scout plenamente.


Hoy los jóvenes crecen en un mundo en el cual es difícil distinguir entre lo esencial y lo superfluo, entre lo urgente y lo que puede esperar, entre lo auténtico y lo superficial. 
Para abreviar, cada vez se desdibuja más el límite entre la realidad y la ilusión.

Desde una perspectiva pedagógica integral el contacto con la naturaleza ayuda al joven a volver a lo esencial y real.

Robert Baden-Powell, fundador del Movimiento Scout, señalaba que en el campamento el joven se encuentra cara a cara con la bravura de la naturaleza y "aprende haciendo" a sobrellevar un temporal que inunda la carpa o a cocinar cuando se le mojan los fósforos.

Descubrir que la "tecnología" no puede resolverlo todo y que hay fuerzas que nos hacen sentir pequeños e indefensos, también puede ser oportunidad para una reflexión espiritual sobre lo trascendente.

En medio del campo, alejado varios kilómetros del camino más cercano, sin señal de teléfono, el joven está obligado a enfrentar la realidad y valerse por sí mismo junto a su pequeño grupo de pares.

El conectarse con las cosas simples de la vida (el sentir el calor del sol de la mañana en la cara, quedarse horas mirando las estrellas por la noche, el nadar en un arroyo) puede hacer que el juego electrónico más sofisticado quede en un segundo plano durante un campamento.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 8 de octubre de 2011

Juntos cumplimos 3 años reflexionando sobre el Movimiento Scout

Sin grandes pretensiones, el 8 de octubre de 2008 fue la primer publicación de este blog: http://scouts2012.blogspot.com/2008/10/el-feriado-del-12-de-octubre.html
Ese día abrimos el juego reflexionando sobre "El Movimiento Scout y las diferencias y el foco en la educación para la paz, la solidaridad y el cuidado del ambiente".

Luego de presentarme concluía la entrada en que nos cuesta entender que otro puede reaccionar diferente que nosotros ante la misma situación e invitábamos a iniciar una conversación amena cuando aparezcan dos visiones diferentes y a ambas partes les cueste ponerse "en los zapatos" del otro.

Hoy, luego de 3 años, acumulamos 153 entradas semanales, reflexionando cada 7 días sobre la propuesta educativa del Movimiento Scout.
Sin duda ha sido un compromiso el mantener la periodicidad semanal y, a la vez, proponer algo interesante y con contenido, pero debo reconocer que se fue dando con naturalidad la cadena de temas y reflexiones.

Pasamos por la misión del Movimiento Scout, el ideario pedagógico de su fundador Robert Baden-Powell y cada uno de los elementos del Método Scout.
Sin pensarlo en el inicio, la compilación de dichas entradas semanales se convirtió en una serie de 5 publicaciones difundidas y trabajadas por diferentes distritos y grupos de dirigentes.

No dudo que siempre queda algo más por decir porque la práctica cotidiana presenta nuevas tendencias y desafíos.
Les agradezco a todos la generosidad que han tenido hasta ahora con este humilde aporte a la comprensión del Movimiento Scout.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 7 de octubre de 2011

La naturaleza: espacio privilegiado para el juego en el Movimiento Scout

El Programa del Movimiento Scout da sus mejores frutos cuando se aplica el Método Scout en todas las actividades educativas que realizan los jóvenes.
Las actividades son una parte esencial de la propuesta educativa del Movimiento Scout.
Definimos a las actividades como todo lo que los jóvenes hacen en el Movimiento Scout, incluyendo las actividades fijas como una reunión de patrulla o un campamento o aquellas variables que son propuestas, elegidas, ejecutadas y evaluadas por los mismos jóvenes.
Lo qué hace que una actividad sea una actividad educativa scout no es el tema de la actividad (por ejemplo: “excursión a la naturaleza” o “servicio a la comunidad”), ni tampoco es que tenga un objetivo claramente educativo exclusivamente.
Hay algo más.
Desde la perspectiva del sistema educativo del Movimiento Scout, las actividades educativas son el soporte, el marco contextual a través del que se pone en práctica el Método Scout.
Por ejemplo, los jóvenes alcanzan sus objetivos a través de las actividades y, a través de ellas, también aprenden a trabajar en equipo.
En consecuencia, las actividades son necesarias para que el sistema educativo del Movimiento Scout funcione, pero en sí mismas, las actividades son solamente una herramienta.
Un sistema integral tan rico como el Movimiento Scout es necesariamente complejo.
Pero no podemos separar un elemento del Método Scout del resto.
Al igual que un diamante tiene varias facetas.
Cualquier faceta que miremos, debemos poder ver el reflejo del resto de las facetas.
No se desanimen, que sea complejo no quiere decir necesariamente que sea complicado.
Baden-Powell, después de todo, no era un profesional de la educación.
Sin embargo, B-P tenía una mente creativa, una comprensión de los jóvenes, se interesaba en ellos y, fundamentalmente poseía mucho sentido común y buen humor.
Estas cualidades, junto con una comprensión del propósito del Movimiento Scout y de las herramientas educativas que ofrece, es tu “caja de herramientas” para comenzar.
La naturaleza es el espacio privilegiado de las actividades del Movimiento Scout.
Su objetivo es integrar al joven como sujeto activo y respetuoso del medio natural.
El conocimiento y aceptación de otros seres vivos es fundamento para el respeto, la tolerancia y la convivencia solidaria en la sociedad humana.
La naturaleza como ámbito de interdependencia se ofrece como espacio donde valerse por sí mismo.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao