sábado, 28 de abril de 2012

El Movimiento Scout promueve el diálogo inter-religioso


La celebración planteada la semana pasada es un primer paso para el diálogo ínter-religioso, pero el Movimiento Scout puede dar más pasos aún en su promoción. 
El diálogo tiene por objetivo conducirnos a un mejor conocimiento del otro. 
Baden-Powell escribió: 
“Hay una cosa que es esencial para lograr una paz general y permanente, y esa cosa es un cambio  total del espíritu de la gente. Un cambio hacia una comprensión mutua más cercana y a ser capaces de ver con los ojos del otro..."
B-P proponía que el comprender a los demás ayudaría a los jóvenes a construir un mundo mejor. En tal sentido, el Movimiento Scout mismo aspira a ser constructor de ese mundo mejor. 
Como hemos visto, el método scout fomenta el diálogo y prepara a los jóvenes a encontrarse con los demás y reconocer que cada uno es único y puede pertenecer a una cultura o religión diferente a la propia. 
Durante su primer siglo el Movimiento Scout enfocó esa necesidad de diálogo entre los diferentes países y naciones. Pero en este segundo siglo de vida, entendemos que la necesidad de diálogo y de encuentro debe ser entre los jóvenes de diferentes creencias. 
Los scouts no están necesariamente obligados a explicar su propia fe o creencias. Pero son capaces de explicarse a sí mismos y de explicar lo que es importante para ellos, lo que da un sentido a sus vidas. 
Esto es suficiente para promover la paz a través del diálogo ínter-religioso en el seno del Movimiento Scout. Porque es mucho más importante respetar a las personas que entender las diferentes estructuras de la fe y de las creencias. 
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 20 de abril de 2012

Las celebraciones scouts en los grupos heterogéneos en lo religioso

En la revista “The Scouter” de Noviembre de 1928 Baden-Powell aconseja “abrir las celebraciones scouts a todas las confesiones organizándolas de manera que no ofendan los sentimientos religiosos de las personas”.
En los primeros tiempos del Movimiento Scout se sobre actuó la frase buscando elementos sin contenido religioso explícito. Pero, a medida que el Movimiento Scout ha evolucionado y ha integrado nuevas confesiones, las perspectivas de convivencia entre personas de distintas religiones han cambiado y, hemos entendido que una neutralidad absoluta no es posible.
El “esterilizar” los elementos de una celebración puede llevarnos a cambiar el sentido de un texto o que, sin darnos cuenta, molestemos a otra religión.
Para evitar el sincretismo partimos del supuesto que solamente el que profesa esa misma confesión puede animar en la Fe a otro de su misma confesión.
Este trabalenguas se traduce en que en un grupo heterogéneo en lo religioso es importante que su actividad contemple espacios para que cada joven pueda vivir su propia espiritualidad en forma personal (o con sus pares de la misma religión) y pueda elevar una oración a su Dios, según sus propias prácticas confesionales.
Una forma simple de realizar una celebración scout en un grupo heterogéneo en lo religioso es contemplar espacio para:
  • (1) Un momento común donde se pueda reflexionar a partir de los valores expresados en la Ley Scout que todos compartimos;
  • (2) Un momento individual propio de cada confesión en donde se profundiza esos valores en base a los propios valores religiosos de cada religión. Para la meditación religiosa, cada uno usa los textos “sagrados” u otros específicos de su propia confesión;
  • (3) Un representante de cada confesión presente lee un muy breve texto o eleva una oración a su Dios conforme el estilo propio de su religión;
  • (4) Todos hacen un breve momento de quietud y silencio para que cada uno pueda meditar y,
  • (5) finalmente sugerimos contemplar un momento de cierre para compartir la conclusión o moraleja de las reflexiones previas entre todos.
Como toda otra actividad scout, para que los jóvenes sean protagonistas de ella, es preferible que sean ellos mismos quienes elijan el texto u oración entre un abanico de textos representativos de su creencia, asegurándonos, con la ayuda de los asesores espirituales, si fuera posible, que todos lleven a la reflexión más que a buscar proselitismo o apoyo público.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 13 de abril de 2012

Organizar una celebración scout para explorar lo invisible

Dado que el Método Scout privilegia el aprender haciendo, las celebraciones scouts deben preferir un relato o una representación con un mensaje espiritual antes que una charla de adoctrinamiento. Por eso, al relatar una historia se debe crear también el espacio para comprender su sentido. Se puede reflexionar sobre la Ley y Promesa Scout de una manera atractiva a través de una historia, una película o de una representación que resalte un aspecto determinado del Código de Honor y, si se prevé alguna explicación, ésta debe ser corta.
Al organizar la celebración, además del contenido de la actividad, debe pensarse el lugar adonde se realizará y el tiempo que se le dedicará. Debe preferirse un espacio alejado del ruido y de otras distracciones. Eso permitirá crear un espacio de silencio que facilite la reflexión sobre el tema de la celebración.
Como toda otra actividad scout, las celebraciones scouts deben ser preparadas por los jóvenes con el apoyo y guía de sus dirigentes.
El adulto, como facilitador de la experiencia educativa, podrá sugerir diferentes fuentes de inspiración, tanto de libros religiosos propios de cada Fe (Corán, Biblia, etc.) como de cuentos conocidos del Libro de la Selva o escritos de Baden-Powell (entre otros traducidos al castellano, les paso los links de: Rema Tu Propia Canoa, Aventura hacia la edad viril, Jóvenes Caballeros del Imperio, Qué Pueden hacer los Scouts, Tropiezos de la Vida y Cómo Encararlos o Lecciones de la Universidad de la Vida).
Si bien hemos señalado algunas orientaciones, cada celebración scout es diferente y no hay una “receta” de ninguna estructura predeterminada, por lo cual, no siempre es necesario incluir una lectura o una oración.
Como ya hemos planteado, no debe perderse de vista la homogeneidad o heterogeneidad religiosa de los jóvenes. Si el grupo es heterogéneo en lo religioso, es preferible que el momento de oración sea personal y que cada uno pueda expresarse según su Fe antes que “adaptar” una oración que sincretice para todos.
Finalmente, dado que la acción y la reflexión son dos momentos del mismo hecho educativo, debemos buscar el momento adecuada para la celebración scout para que los jóvenes vivan el tiempo de reflexión como algo normal y no como una imposición “metida a presión” dentro del programa de actividades.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 6 de abril de 2012

Celebrar juntos es también explorar lo invisible

Una celebración es una parte importante y, en ocasiones mal entendida, de las actividades scouts.
No es una procesión, ni un servicio religioso ni un ritual.
En su libro "Aids to Scout Mastership" (conocido también "Guía para el Jefe de Tropa") Baden-Powell define una celebración scout como
las manifestaciones scouts que tienen como objetivo adorar a Dios y una mejor toma de conciencia de la Ley y la Promesa scout y que, por tanto, deben añadirse a las prácticas normales del culto y no sustituirlo.
En noviembre de 1928 en la revista "The Scouter" amplía esta definición:
“No queremos un tipo de procesión religiosa impuesta, pero sí una marcha voluntaria de jóvenes para dar gracias por las alegrías de la vida y para expresar el deseo de buscar una inspiración y una fuerza para amar más y para ayudar mejor a los demás.”
Los invito a desgranar juntos esta definición:

Una celebración scout es una reunión scout de pequeños o grandes grupos.
En los pequeños grupos (patrulla, equipo) los jóvenes participan, comparten sus vivencias y comprueban que la espiritualidad es algo que les concierne y da un sentido a su vida.
En la sección los jóvenes pueden aprender de una vivencia colectiva quizás celebrando los valores comunes del Movimiento Scout y la influencia que puede tener en sus vidas.

“La adoración a Dios”:
Para Baden-Powell la oración debe ser breve, nacer de los propios jóvenes y resumirse básicamente en una acción de gracias y una petición.
Una celebración scout da a los jóvenes la ocasión de rezar para encontrar la sabiduría y la fuerza para amar más y servir mejor, según la tradición de su propia religión.
La mejor manera de asegurar el respeto de sus tradiciones es implicarles directamente en la preparación de la celebración scout.
“Para una mejor toma de conciencia de la Ley Scout”:
Si bien el Movimiento Scout está influenciado por la forma en que las personas viven sus creencias en la vida cotidiana, una celebración scout debe estar ligada de alguna manera a la Ley scout, que es el código ético común de todo el Movimiento Scout, más allá de la creencia de cada uno.
Normalmente se menciona la Ley o se la recita en el marco de la celebración.
Algunas celebraciones se limitan a mencionar su contenido ético, siendo los propios jóvenes los que hacen la conexión con la Ley.
Todo ello, usando el Método Scout
Lo que le da un estilo especial a una celebración scout, como a toda actividad del Movimiento, es que todo se hace utilizando los otros elementos del método scout.
Por lo general, los servicios religiosos suelen estar muy estructurados, una celebración scout, por el contrario, ofrece la posibilidad de aprender por la acción de una forma adaptada a los jóvenes que participan en ella.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout: