sábado, 29 de septiembre de 2012

¿Hacia dónde va el Programa de Jóvenes del Movimiento Scout? (2)


La semana pasada señalábamos algunas características del Programa de Jóvenes del Movimiento Scout que coincidían con ciertos elementos enunciados en apuntes sobre educación popular de Paulo Freire. Algunos otros son:
  • Convivencia: la pertenencia a pequeños grupos se base en el respeto. Respeto por uno mismo y respeto por los demás para poder trabajar en común, poniendo énfasis en la responsabilidad que le toca a cada uno.
  • Explicitación del conflicto social: no esquivar el conflicto, sino reconocerse dentro de él. Cuestionar las condiciones sociales injustas en las que vivimos y cómo podemos construir un mundo mejor a través de las empresas y proyectos, no aceptando ninguna injusticia ni desigualdad como "natural".
  • Papel pedagógico del error: como ya hemos señalado, el énfasis debe estar puesto en el proceso y no en el resultado inmediato. Asimismo debemos valorar la diversidad de saberes que el joven trae incorporados, siendo los dirigentes adultos los facilitadores en la construcción compartida del conocimiento. La autocorrección permite al joven aportar aquello que sabe o ha aprendido, haciéndolo participe en el proceso educativo.El error no es un indicador de falencias que niega todo valor a aquello que el joven pudo exteriorizar, sino un indicador de la forma en que éste comprende el mundo y sus relaciones según el entorno social en que se formó. El error es parte válida en la construcción compartida del conocimiento que alcanza tanto los conocimientos del joven como los del dirigente adulto, de allí la necesidad de separar la autoridad del criterio de verdad, otro de nuestros objetivos.
  • Importancia de aludir al sentido de las actividades: al ser considerado el joven como protagonista del Programa de Jóvenes, es tarea del voluntario adulto que todo scout comprenda el objetivo de cada actividad elegida, permitiendo el cuestionamiento de las mismas. Y, si es necesario, tienen que ser explicadas y sometidas a una posible reelaboración que surja de los participantes o de un consejo que las organiza (consejo de unidad, consejo de empresa). Se intenta, entre otras cosas, que este objetivo permita el desarrollo de un cuestionamiento del "por que" de una actitud o un hecho injustificado.
  • Valorización de lo solidario por sobre lo individual: es darle importancia al otro que tengo al lado, a la riqueza que hay en compartir y ayudar, es descubrir lo que uno es capaz de dar y de lo que se puede recibir. Es tratar de ver que lo que podemos construir entre muchos es mejor y mayor  que lo que podemos hacer solos. Es tratar de reemplazar la competencia por la cooperación, para luchar contra el egoísmo y el aislamiento. Es tratar de reconocer la alegría del otro en la propia alegría. Y de esta forma lo que descubrimos como una manera de relacionarnos con los demás, poder trasladarla a todos los ámbitos de nuestras vidas.
La semana próxima hacemos un pequeño cierre antes de repasar el concepto de sistema de auto-educación progresiva.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 21 de septiembre de 2012

¿Hacia dónde va el Programa de Jóvenes del Movimiento Scout? (1)

Releyendo algunos apuntes sobre educación popular de Paulo Freire, encuentro presentes en el Programa de Jóvenes del Movimiento Scout ciertos elementos allí enunciados:
  • Optimismo pedagógico: debemos valorar al joven por su capacidad de crecer, no juzgando lo que es hoy, sino motivarlo por lo que puede llegar a ser. Debemos generar oportunidades para que cada uno pueda desarrollar sus capacidades, partiendo del optimismo pedagógico: ninguno es bueno o malo en algo para siempre, todos podemos aprender.
  • El estilo de interacción del Movimiento Scout es participativo y democrático: por eso hablamos de una construcción compartida donde los jóvenes sean quienes seleccionan y evalúan las actividades que realizan.
  • Énfasis en el proceso, más allá del resultado inmediato: Toda actividad debe ser evaluable por los propios jóvenes que la protagonizan y sus dirigentes adultos que los acompañan. En el momento de la evaluación, debemos hacer hincapié en el proceso de aprendizaje y no en el resultado inmediato que se obtenga al finalizar una actividad concreta.
  • Separar autoridad de criterio de verdad: en el Scoutismo los jóvenes deben asumirse como protagonistas de su aprendizaje y contar con oportunidades para formar su opinión personal, al poder compartir la de otros, respetando las diferencias, los saberes previos, en cualquier tema que se hable, sin sentir que una determinada opinión se deba adoptar como única válida, como la mejor e incuestionable. Los voluntarios adultos tenemos la responsabilidad como educadores de señalar que el otro siempre tiene algo para compartir en un proceso en que todos aprenden y enseñan.
  • Apuntalar la capacidad crítica: es la libertad de pensar, de elegir y construir desde uno mismo una opinión, una idea. Para eso por ejemplo, es necesario dudar, analizar y después de haber pensado sobre ello recién entonces emitir un juicio.
  • Desarrollar el “buen sentido”: es fomentar espacios para que los jóvenes confronten su vida cotidiana con aquello que la sociedad pretende imponernos como discurso dominante. 
La semana próxima seguimos señalando otras características más.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

sábado, 15 de septiembre de 2012

¿De dónde viene el Programa de Jóvenes de los Scouts? (3)


La semana pasada mencionábamos que la asunción de Laszlo Nagy como Secretario General de la Organización Mundial del Movimiento Scout fue la gran bisagra en la renovación del Movimiento Scout que conocemos hoy.
Los primeros 50 años de vida su expansión internacional, país por país, "apenas" había logrado en 1967 llegar a 8 millones de scouts, casi todos varones, en 86 países.
La "onda expansiva" creada por la revisión y posterior reforma de Nagy y sus continuadores (Jacques Moreillon y Eduardo Missoni) hacen que el Movimiento Scout hoy llegue a 30 millones de jóvenes en 161 asociaciones nacionales, de las cuales 135 ofrecen su programa tanto a varones como mujeres.

Pero además a fines de la década de los '60 aún no había un sistema formal de regiones scouts continentales, tan sólo tres ejecutivos “internacionales” en Ottawa, no existía un sistema coordinado de formación de voluntarios adultos, ningún contacto con otras organizaciones de la sociedad civil, no se hablaba de proyectos de desarrollo comunitario y empezaba la ebullición en ciertos países de “meter mano” de manera individual y descordinada en lo que hoy conocemos como “Programa de Jóvenes”.

Desempolvando la historia más reciente, encontramos que, en la década de los años '80, se define al Programa como
"todos aquellos elementos que hacen posible la aplicación del Método Scout".
Además se definen los que hoy conocemos como elementos esenciales, importantes, característicos y accidentales del Programa Scout.

A mediados de esa década, la Oficina Scout Mundial publica "Elementos para un Programa Scout" que define al 'programa' como
"la totalidad de las actividades que realizan los jóvenes en el Scoutismo".

Recién en la Conferencia Scout Mundial de Melbourne (1988) la publicación "Hacia una estrategia para el Movimiento Scout" define como área estratégica al "Programa de Jóvenes".
Dicho documento consideraba al Programa de Jóvenes como el medio esencial por el que se realiza el propósito del Movimiento y por el cual los jóvenes se sienten atraídos por el Movimiento Scout y prefieren quedarse.

La Conferencia Scout Mundial de París (1990) aprueba la Política Mundial de Programa, la cual provee el marco común que estaba faltando a las asociaciones nacionales para la actualización e implementación de sus programas. Allí define al Programa de Jóvenes como:
"el proceso progresivo de educación y desarrollo personal que cubre la experiencia en el Movimiento Scout con el objetivo que los jóvenes sean mejores ciudadanos y, en su forma más básica, comprende la totalidad de lo que hacen (las actividades), cómo lo hacen (el método scout) y la razón por la cual lo hacen (el propósito)."
Como vemos, el concepto "Programa de Jóvenes" recién surge en el último cuarto de siglo de nuestro centenario movimiento y es mucho más que el programa de actividades sino que se amplía al "proceso progresivo de educación del Movimiento Scout", el cual engloba a las actividades, al Método Scout y al Propósito del Movimiento Scout.
  • El conjunto: El Programa de Jóvenes cubre la totalidad de la experiencia de un joven en el Movimiento. Es un proceso progresivo de educación y de desarrollo personal.
  • Qué: El Programa de Jóvenes engloba todas las actividades en las que participan los jóvenes miembros del Movimiento. Deben ser atractivas y constituir un desafío para los jóvenes.
  • Cómo: Fundamentalmente el Programa de Jóvenes aplica el método Scout en la realización de las actividades.
  • Por qué: El Programa de Jóvenes es el medio por el que se logra el propósito del Movimiento, conforme a sus principios fundamentales.
La Política Mundial de Programa explicita como novedad tres ejes que aseguran que el programa se mantenga acorde a las necesidades e intereses cambiantes de los jóvenes y de la sociedad de cada país:
  • El desarrollo del programa a nivel nacional.
  • La implementación del programa a nivel local.
  • Las estructuras de soporte y animación territorial del programa.
Hago este hincapié para señalar la importancia del "Programa de Jóvenes" como núcleo y servicio principal que ofrece el Movimiento Scout al cual las demás áreas debieran darle apoyo y actuar como sostén (formación de adultos, gestión institucional, administración y finanzas, animación territorial, etc.).
De la misma manera, el rol de quien ejerce una responsabilidad en dicha línea, sea Director Nacional o Asistente territorial (Zonal o Distrital), es muy importante y no puede dejarse vacante durante mucho tiempo o ser "llenado" con alguien que se nombra para no tener un "recuadro vacío" en el organigrama, como lamentablemente alguna vez hemos visto en alguna situación en particular.

Hasta aquí hemos repasado de dónde viene el Programa de Jóvenes, el definir hacia dónde va, es un desafío futuro que debemos asumir entre todos.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao

viernes, 7 de septiembre de 2012

¿De dónde viene el Programa de Jóvenes de los Scouts? (2)


Como ya mencionamos previamente, la propuesta pedagógica del Movimiento Scout que conocemos hoy surge luego que el Movimiento Scout cumpliera medio siglo.

En sus primeros 50 años de vida el foco estuvo en la expansión internacional, país por país, replicando literalmente lo que había sido escrito por Baden-Powell en sus libros.

El cambio no surge de la nada, es una gestación lenta, que comienza en Inglaterra y Francia con la posguerra.

El primer puntapié del cambio se da en Francia cuando en la Asamblea General Scout de 1948, Georges Gauthier explica las causas de la reducción de la membresía en que el método y su programa de actividades no despiertan interés en los jóvenes y, el año siguiente Michel Menú hace una propuesta diferenciada para los jóvenes adolescentes (los Raider-Scouts, hoy Caminantes), osando modificar el esquema de 3 ramas (lobatos, scouts y rovers) pensado originalmente por B-P.

Unos años después surge en Inglaterra: "El informe de avance de los Jefes Scouts (1964-1966)", que, como efecto dominó, inicia a nivel mundial un lento proceso de replanteo y, posterior actualización de lo que hoy conocemos como "Programa de Jóvenes" del Movimiento Scout.

Ante ello, es convocado Lazlo Nagy, como primer Secretario General con sede en Ginebra, quien en su “Informe sobre el Movimiento Scout Mundial” presentado a la Conferencia Scout Mundial de Seattle (1967) traza la bisagra hacia lo que hoy conocemos.

Uno de las recomendaciones primarias del estudio fue la necesidad de revisar la Constitución Mundial.
Esta tarea fue cumplida en 1973 en Nairobi, Kenya, cuando fue adoptada una nueva Constitución Mundial, cubriendo todos los "elementos estructurales", pero dejando para más adelante los "Elementos Fundamentales", entendiendo que los fundamentos (hoy Misión, Visión, Propósito, Método Scout) hacían al "corazón" del Movimiento Scout y requerían una atención especial.

Revisando papeles amarillentos, encontramos que la Conferencia Scout Mundial de Nairobi (1973) estableció:
"Con la finalidad de adoptar un sistema de evaluación y desarrollo de los programas scouts, los Consejos Regionales de Escultismo deben organizar periódicamente seminarios de programa para dirigentes nacionales referidos al programa básico, su aplicación educativa y su importancia para las necesidades actuales de los muchachos, y también para dirigentes nacionales relacionados con cuestiones específicas como el desarrollo de la comunidad, la conservación, etc." (Acuerdo 6/73).

Como vemos, el primer medio siglo de vida del Movimiento Scout, el actual concepto de “Programa de Jóvenes” no estaba presente de manera explícita, apenas una mención a "programa de actividades".

La semana próxima veremos como en la década de los '80 se consolida la actual concepción de “Programa de Jóvenes” del Movimiento Scout.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo Gonzalez Cao