miércoles, 27 de marzo de 2013

El hechizo de Circe y la búsqueda de la felicidad en un mundo real


La hechicera Circe hechiza a la tripulación de Ulises y la convierte en chanchos, que olvidan su propósito y quedan pastando despreocupados y ¿felices?

“... Circe se alzó en seguida, abrió la magnífica puerta, los llamó y siguiéronla todos imprudentemente, a excepción Euríloco, que se quedó fuera por temor a algún daño.Cuando los tuvo adentro, los hizo sentar en sillas y sillones, confeccionó un potaje de queso, harina y miel fresca con vino de Pramnio, y echó en él drogas perniciosas para que los míos olvidaran por entero la tierra patria.Dióselo, bebieron, y, de contado, los tocó con una varita y los encerró en pocilgas. Y tenían la cabeza, la voz, las cerdas y el cuerpo como los puercos, pero sus mentes quedaron tan enteras como antes. Así fueron encerrados y todos lloraban; y Circe les echó, para comer, fabucos, bellotas y el fruto del cornejo, que es lo que comen los puercos, que se echan en la tierra...”

Hoy las nuevas tecnologías y las redes sociales hechizan a los jóvenes como Circe.
Es común chocarse con alguien que camina atontado enviando continuamente SMS en el teléfono celular, también componen este hechizo las largas sesiones de chateo en Skype y las horas que se viven en otros universos paralelos dentro de la PlayStation 3 o la WiiU...

¿Notaron que cada año, cuando inician las actividades, el primer dato que se intercambian son la direcciones del Skype y de Facebook del resto?
Esto no es ni bueno ni malo en sí, lo que sucede es que esas largas charlas de horas y horas se hacen todas encerrados entre cuatro paredes, sin salir cada uno de su habitación.
Es decir, son absorbidos por un mundo virtual contenido en una pantalla, mientras se desdibuja lo que sucede en el mundo real afuera, sus propios problemas o una realidad que no les satisface.

A esto sumo el “anonimato” de los espacios virtuales, donde se miente sobre la edad, se inventa una imagen diferente a la propia, y terminan creyendo que son un personaje irreal que es lo que creen que les gustaría ser o lo que el otro quiere oír...

Volviendo al hechizo de Circe, si lo miramos desde afuera vivían una vida de cerdos, algo infrahumano, pero, como nos preguntábamos al inicio: ¿eran felices?

El desafío del Movimiento Scout no es demonizar a las nuevas tecnologías, sino encontrar en ellas una fuerza creativa para llevar adelante nuestros proyectos con la comunidad para construir un mundo mejor...

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

viernes, 22 de marzo de 2013

Polifemo y "Nadie", la búsqueda de identidad de los jóvenes

Cuando Ulises y sus compañeros son capturados por el cíclope Polifemo, el gigante los deposita al fondo de su cueva y los mantiene prisioneros para irlos comiendo de a uno.
Ulises piensa en una trampa y le dice que se llama "Nadie" para engañarlo a Polifemo:

"¿Por qué tan enojado, oh Polifemo, gritas de semejante modo en la divina noche, despertándonos a todos?¿Acaso algún hombre se lleva tus ovejas mal de tu grado? ¿O, por ventura, te matan con engaño o con fuerza?
Respondióles desde la cueva el robusto Polifemo: —¡Oh, amigos! "Nadie" me mata con engaño, no con fuerza.
Y ellos le contestaron con estas aladas palabras: —Pues si nadie te hace fuerza, ya que estás solo, no es posible evitar la enfermedad que envía el gran Zeus, pero, ruega a tu padre, el soberano Poseidón.Apenas acabaron de hablar, se fueron todos..."

Ulises recién recupera su identidad después de regresar a su barco y ubicarse lejos de la costa.
Pero en una juventud que se prolonga por tanto tiempo, la construcción de la propia identidad y del propio proyecto de vida se vuelve dificultoso.

¿Qué hubiera pasado si Ulises seguía siendo Nadie durante muchos años?, ¿se habría terminado creyendo que era Nadie en lugar de Ulises?

El joven que está construyendo su identidad, por lo general, no se gusta a sí mismo porque aún no definió quién es o quién quiere ser.
Es como ser otro, ser Nadie, pero no ocasionalmente como Ulises para escaparse de Polifemo, sino de forma más prolongada.

Por eso, muchas veces, vemos que grupos de jóvenes solamente buscan llamar la atención, intentar ser alguien dentro de un tribu o grupo urbano, vestirse o peinarse como determinada banda de música, meterse de lleno en alguna “barrabrava” de un equipo deportivo, armar un grupito que sale a pintar grafittis en paredes y vagones del tren y subte...


Lamentablemente los modelos más visibles son futbolistas multimillonarios o estrellas “fugaces” de concursos televisivos de canto o baile.

Sin embargo, no todos los grupos de pertenencia son negativos, la dificultad de los jóvenes pasa por identificar cuáles poseen tendencias anti-sociales y cuánto tiempo les lleva darse cuenta de ello una vez que están metidos adentro.

Frente a ello, el desafío del Movimiento Scout es generar espacios para que cada joven pueda elaborar una identidad propia autónoma, solidaria, comprometida y responsable, para dejar de sentirse nadie mediante caminos constructivos...

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

viernes, 15 de marzo de 2013

Calipso y la búsqueda de afecto de los jóvenes


De todos los escollos que se le fueron apareciendo en su viaje, el que más demoró a Ulises fue el “atolondramiento” con la ninfa Calipso.
Nadie discute que Ulises amaba a su esposa Penélope y quería volver a Ítaca para encontrarse con ella, pero en el viaje se “distrae” en los brazos de Calipso.

El deseo, difícil de controlar, de vivir satisfacciones inmediatas le gana a su proyecto de regreso.
Pero Ulises no se siente culpable, su coartada es que Calipso con sus poderes lo tiene “atontado”, así que sintiéndose más víctima que culpable, asume el carpe diem, es decir, “relajate y gozá”.

¿Algo parecido sufren los jóvenes cuando buscan comprensión, afecto o ser aceptados?
Lo emocional pesa más que la razón y el ser querido por el otro obnubila a las decisiones de tipo racional.

¿Puede el dirigente scout (o cualquier otro adulto) decirle que tenga cuidado con sus enamoramientos para no herir los sentimientos del otro?

El plantearlo crudamente puede ser respondido en silencio con una mirada socarrona que diga: “No seas pájaro de mal agüero, dejame disfrutar ahora de Calipso, que Penélope me va a esperar tejiendo una bufanda”

Para evitar malos entendidos, es preciso aclarar que Calipso es mucho más que las relaciones amorosas pasajeras.
También puede serlo la “tribu” que frecuenta, un poco de identificación, un poco de aceptación, y en el interín aparecen las "pruebas de fidelidad": el abuso de alcohol, alguna travesura para probar la pertenencia al grupo, el sufrir algún abuso de la policía como respuesta... ¿Por qué, si era un pibe “sano”?

No nos rompamos la cabeza buscando explicaciones racionales, ni tampoco queramos sermonear, el joven necesita estar con otros pares, sentirse contenido por la masa, "ser del palo", "estar todos en la misma", seguir en los brazos de Calipso.
El desafío del Movimiento Scout es ofrecer una propuesta superadora de esta superficialidad, no el recrear un estado de “Peter Pan” en la “atmósfera controlada” del Grupo Scout.


Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

viernes, 8 de marzo de 2013

La Odisea de Ulises y la odisea adolescente


Recuerdo una frase de Baden-Powell que dice:
"El hombre no es más que un proyecto y la vida una especie de barco que cada uno tiene que llevar a buen puerto."

El viaje de regreso de Ulises hacia Ítaca al principio parecía algo simple y rápido, un mero trámite, pero en su devenir de un lado al otro se le van apareciendo escollos y experiencias imprevistas que lo hacen largo y tortuoso.

Esas circunstancias y las propias equivocaciones de Ulises lo van demorando y llevándolo “como bola sin manija”, haciendo que al llegar a su destino y reencontrarse con su esposa Penélope (la mujer fiel y paciente que lo esperaba tejiendo y destejiendo), sea una persona completamente diferente de aquel que se fue a la guerra unos 20 años antes.

Cuando Baden-Powell escribe su libro “Roverismo hacia el Éxito” a principios del siglo XX, la juventud, no era más que un breve tránsito entre la niñez y la adultez, sin embargo, hoy se ha transformado en un viaje que se prolonga y en el cual surgen nuevos escollos y “experiencias imprevistas”, como en el viaje de Ulises.

Hace unos años podíamos definir a la juventud como una transición entre la adolescencia y la vida adulta, siendo un hito cuando se alcanzaba cierta independencia emocional y económica de los padres.

Hoy sabemos que por múltiples factores esa independencia cada vez se tarda más en lograr y, además no es un objetivo que se persiga con mucho entusiasmo. Sin acotarnos solamente a lo económico, aunque teniéndolo en cuenta, hoy Ítaca queda tan lejos que se vuelve un ideal desdibujado, por lo cual es mejor disfrutar ese largo camino lo mejor que podamos.

Después de releer la Odisea me queda la sensación de que Ulises no tenía mucho apuro por volver a Ítaca, y algo similar pasa con el deseo del joven por “ingresar” en el mundo adulto y sus responsabilidades.

Luego de esta introducción y, entrando de lleno en los personajes y hechos de la Odisea, los invito a trazar algunos paralelismos entre los escollos que va sorteando Ulises y los espacios que transitan los jóvenes de hoy en día y lo que les sucede a ellos por dentro. 
La semana próxima analizaremos qué significa la ninfa Calipso como escollo y su paralelo con la búsqueda de afecto.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

viernes, 1 de marzo de 2013

La Odisea de Ulises


Hasta ahora venimos mencionando, en términos genéricos, que plantearemos un paralelo entre los desafíos actuales de la juventud, enfocándonos en el grupo de edad de la Rama Rovers, y los escollos que debió sortear Ulises en la Odisea.

Si bien venimos pegando en los posteos anteriores un enlace para poder leer la Odisea, aclaramos que no es requisito indispensable conocer al detalle sus relatos para comprender los posteos que haremos en las próximas semanas.

Por eso, para que no se haga pesado, ni tampoco transcribir los 24 cantos de la Odisea, voy a resumir algunos hechos y personajes de la Odisea que utilizaremos en los próximos meses para nuestra reflexión sobre la juventud (principalmente los escollos de los cantos 9 al 12 de la Odisea de Homero).



  • En los primeros Cantos: la ninfa Calipso lo encanta y le promete la inmortalidad si se queda, pero Ulises, luego de pasar varios años con la ninfa prefiere dejar la isla, construir una balsa y emprender el viaje de regreso a su casa.
  • En el Canto IX: Ulises cuenta su aventura con los cíclopes. En una caverna se encuentra con Polifemo, hijo de Poseidón, que se comió a varios de sus compañeros. Aunque estaba atrapado en la cueva por una enorme piedra que tapaba la salida, Ulises, con astucia, emborracha a Polifemo y lo deja ciego mientras dormía, escapándose bajo pieles de oveja.
  • En el Canto X: En el palacio de Circe la hechicera, que también se había enamorado de Ulises. Circe encanta a Ulises y sus compañeros, convirtiéndolos en cerdos.
  • En el Canto XI: Ulises visita la morada de Hades para consultar con el adivino Tiresias, quien le profetiza un difícil regreso a Ítaca.
  • En el Canto XII: El canto de las sirenas, Escila y Caribdis.
  • En los Cantos finales: El regreso a Ítaca.

Por supuesto que, los que deseen leer de primera mano la Odisea, pueden encontrar una versión en castellano en: http://es.wikisource.org/wiki/Odisea

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao