sábado, 27 de abril de 2013

Ítaca, ¿meta o punto de partida?


A fin de cuentas, igual que los escollos que mencionara Baden-Powell en su libro “Roverismo hacia el Éxito” el callejear, las malas compañías, el picoteo amoroso sin compromiso, las competencias de la “jarra loca”, las infinitas horas de chateo son las escalas en nuestro recorrido hacia Ítaca, hacia la búsqueda de la propia identidad y la construcción del proyecto de vida. 

Como educadores de un movimiento que se apoya en el optimismo pedagógico y que parte de la convicción que todo joven tiene, al menos, un 5% de bueno y está en nosotros acrecentar ese porcentaje para desarrollar al máximo sus posibilidades, no debiéramos "demonizar" esos tropiezos sino ayudar a superarlos.

En la vida, igual que le sucedió a Ulises no hay marcha atrás, no se puede volver hacia Troya, porque allá solamente quedó tierra arrasada, por eso, aunque por delante solamente nos esperen escollos, nuestro destino siempre es Ítaca.

Es importante que como dirigentes de jóvenes lo comprendamos, el joven necesita recorrer su camino y sortear los escollos y ningún otro puede hacerlo por él. 

Pero los adultos, tanto sus dirigentes scouts como sus padres podemos acompañarlos en la travesía, ayudarlos a formularse las preguntas adecuadas y a identificar con nombre y apellido a Calipso, a Circe, a las sirenas, al cíclope, al Hades... para, por lo menos, mantener a flote el barco de Ulises.

Hago énfasis en este rol, porque en muchos Grupos Scouts que he visitado escuché frases del tipo “los rovers se manejan solos, ya son grandes” y, el abandono es tan dañoso como la sobreprotección.

Los adultos estamos para ayudar a leer entre líneas y para interpretar las llamadas de urgencia que muchas veces, pasan desapercibidas, silenciosas.

Es mi intención que este conjunto de entradas que hemos publicado en los últimos meses hayan resultado útiles a quienes trabajan con jóvenes, especialmente en la Rama Rovers, para "inquietarlos" y moverlos a asumir el rol que el Movimiento Scout espera de nosotros.

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

viernes, 19 de abril de 2013

Entre Escila y Caribdis, la búsqueda de la madurez

“Hay ahí una higuera silvestre grande y frondosa, y a su pie la divinal Caribdis sorbe la turbia agua. Tres veces al día la echa fuera y otras tantas vuelve a sorberla de un modo horrible. No te encuentres allí cuando la sorbe pues ni el que sacude la tierra podría librarte de la perdición. Debes, por el contrario, acercarte mucho al escollo de Escila y hacer que tu nave pase rápidamente; pues mejor es que eches de menos a sus compañeros que no a todos juntos.
Así se expresó; y le contesté diciendo: —Ea, oh diosa, háblame sinceramente. Si por algún medio lograse escapar de la funesta Caribdis, ¿podré rechazar a Escila cuando quiera dañar a mis compañeros?
Así le dije, y al punto me respondió la divina entre las diosas:
—¡Oh, infeliz! ¿Aún piensas en obras y trabajos bélicos, y no has de ceder ni ante los inmortales dioses? Escila no es mortal, sino una plaga imperecedera, grave, terrible, cruel e ineluctable. Contra ella no hay que defenderse; huir de su lado es lo mejor. Si, armándote, demorares junto al peñasco, temo que se lanzará otra vez y te arrebatará con sus cabezas sendos varones. Debes hacer, por tanto, que tu navío pase ligero, e invocar, dando gritos, a Crateis, madre de Escila, que les parió tal plaga a los mortales y ésta la contendrá para que no os acometa nuevamente.”
 
Luego de zafar del canto de las sirenas, el barco de Ulises tiene que atravesar un estrecho muy angosto, evitando no encallar y, además no caer en las fauces de Escila y Caribdis.
 
Siguiendo con los paralelismos que venimos trazando, antes, la juventud era una transición corta entre la niñez y la adultez. Ahora se ha atrasado su final: ¿Cuándo acaba la juventud? ¿Cuándo se asume la adultez? ¿Es factible definir el proyecto de vida en la Rama Rovers?.
 
Aunque el paralelo no sea muy feliz, les pido me permitan sugerir que Escila y Caribdis representan la niñez y la adultez, pero, a diferencia de Ulises, más que un estrecho angosto, nos encontramos con márgenes muy lejanos, algo así como el “mar dulce” de Solís, un “Río de La Plata” muy ancho...
 
La sensación de inestabilidad e inmadurez se vuelve permanente durante muchos años, perpetuándose sus rasgos: el no asumir responsabilidades, la “provisoriedad” de todo lo que se emprende, la “falta de compromiso”, el permanente cambio de rumbo en las decisiones que se toman, el temor a asumir un compromiso estable.
 
El desafío del Movimiento Scout pasa por traer certezas ante ese mar tan amplio que desde una costa no se divisa la otra, ayudando al barco del propio proyecto personal de vida a encontrar un rumbo, para no seguir bandeándose de babor a estribor...
 
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

viernes, 12 de abril de 2013

El canto de las sirenas


“Llegarás primero a las sirenas, que encantan a cuantos hombres van a su encuentro.
Aquel que imprudentemente se acerca a ellas y oye su voz, ya no vuelve a ver a su esposa ni a sus hijos pequeñuelos rodeándole, llenos de júbilo, cuando torna a sus hogares; sino que le hechizan las sirenas con el sonoro canto, sentadas en una pradera y teniendo a su alrededor enorme montón de huesos de hombres putrefactos cuya piel se va consumiendo.
Pasa de largo y tapa las orejas de tus compañeros con cera blanda, previamente adelgazada, a fin de que ninguno las oiga; mas si tú desearas oírlas, haz que te aten en la velera embarcación de pies y manos, derecho y arrimado a la parte inferior del mástil, y que las sogas se liguen al mismo; y así podrás deleitarte escuchando a las sirenas.
Y caso de que supliques o mandes a los compañeros que te suelten, átente con más lazos todavía.”

Hoy el canto de las sirenas es el constante bombardeo de consumismo que empuja a los jóvenes a perseguir obsesivamente muchas cosas que generalmente no necesitan prioritariamente.
Basta sentarse un rato frente a la tele para que te impongan que no eres nadie si no compras las últimas zapatillas de moda cuando las anteriores aún están buenas, o que quedas afuera si no recambias constantemente el teléfono celular que trae la nueva versión del Android o una nueva aplicación para modificar fotos o un "hub" que unifica todas tus redes sociales.
También las revistas para adolescentes o los reality shows que imponen usar tal ropa, o lucir las chicas flaquísimas como la modelo anoréxica del momento o los jóvenes “inflados” a base de esteroides como el galán de la novela de éxito.

El desafío del Movimiento Scout pasa por educar en el consumo responsable y generar espacios para comprender el verdadero sentido de nuestra existencia.
Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao

viernes, 5 de abril de 2013

La visita al Hades... un viaje de ida?

El descenso de Ulises a los infiernos del Hades para consultar a un adivino sobre su destino es casi un “viaje de ida”, aunque finalmente se salva raspando y logra huir.

“La necesidad me trajo a la morada de Hades, a consultar el alma de Tiresias el tebano; pero aún no me acerqué a la Acaya, ni entré en mi tierra; pues voy siempre errante y padeciendo desgracias...”

Los escollos que definimos en las semanas previas (a los que identificamos con Calipso, Circe y Polifemo), algunas veces desembocan en comas etílicos, sobredosis de “papelitos” o de "drogas de diseño", contagios de SIDA y otras ETS (enfermedades transmisión sexual) o en peleas violentas y sin sentido entre bandas rivales.

Y las víctimas, por pocas que sean, siempre son muchas cuando hablamos de vidas jóvenes arruinadas.

La Ley Scout nos propone amar y defender la vida, ser puro y llevar una vida sana.

El desafío del Movimiento Scout es ofrecer una Educación para la salud atractiva, tanto para los mismos jóvenes como para sus padres.

Tal como planteaba Baden-Powell al presentar la Ley Scout el eje del discurso a presentar no debe pasar por lo que no debe hacerse:
“La Ley Scout se considera como guía de sus acciones, no como barrera contra sus faltas.”
“Es el espíritu, no la indumentaria superficial, lo que hace a un héroe. En todo joven está latente ese espíritu, pero hay que descubrirlo y sacarlo a la luz.”
“El niño se inclina naturalmente hacia el bien si ve que hay una forma práctica de hacerlo; y el precepto de la buena acción diaria le brinda la oportunidad para desarrollar y manifestar el instinto de la bondad…”

Siempre listo, rodrigo
Rodrigo González Cao
Más material sobre el Programa de Jóvenes en el Movimiento Scout: